El Crucero y Blusas de San Esteban ganan los primeros premios del Concurso del Buen Yantar

La gastronomía protagoniza el epílogo de las fiestas mayores: 30 agrupaciones tomaron parte en un certamen 'con mucho bacalao' y 55 se sumaron al Día de las Peñas con chorizo, paella o morcilla

Integrantes de Blusas de San Esteban reciben del alcalde, Javier Lacalle, el estandarte acreditativo del primer premio de la categoría 'plato obligatorio'./CC
Integrantes de Blusas de San Esteban reciben del alcalde, Javier Lacalle, el estandarte acreditativo del primer premio de la categoría 'plato obligatorio'. / CC
César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

Burgos dice adiós a diez días de fiesta con el estómago lleno. Un total de 55 asociaciones culturales y festivas han acudido, como manda la tradición, a celebrar con paella, pinchos y música el 'Día de las Peñas' en el Parque de Fuentes Blancas, y una treintena de ellas han tomado parte en la quincuagésima primera edición del Concurso del Buen Yantar, que ha estado protagonizado por el bacalao, el ingrediente indispensable en la categoría de 'plato obligatorio'.

El pescado que se cocina al pil-pil en el País Vasco y 'al bras' en Portugal ha sido elaborado de múltiples maneras por las agrupaciones burgalesas, casi tantas como cuadrillas inscritas en el certamen, según ha destacado el jurado formado por integrantes de la Asociación de Cocineros de Burgos (Acorebu). «Ha habido mucho nivel. La gente ha sido muy creativa y ha utilizado nuevos productos con diferentes texturas», ha comentado Fernando Llorente, uno de los encargados de decidir el nombre ganador.

Tras probar todas las creaciones, el comité, que contaba con cinco miembros más, Eduardo Luengo, Isaac Montoya, Mari Sol Alonso, Jairo García Estébanez y Miguel Ángel Navarro, ha distinguido con el primer premio a la Asociación Cultural Blusas de San Esteban, que presentó al concurso un taco de bacalao infusionado con ajo negro. «He tratado de innovar con el ajo negro, que tiene una textura y sabor diferente al ajo», ha explicado el encargado de manejar los fogones, Rubén Alonso, que acertó de pleno también al confeccionar un plato ligero, ya que, cuando los integrantes del jurado pasaron a degustar su creación, las temperaturas eran bastante altas.

La segunda posición ha ido a parar a la Peña Los Calores, que optó por un milhojas de bacalao; mientras que la medalla de bronce ha recaído en la Cofradía de San Antón del barrio de San Cristóbal, que apostó por unas cocochas de bacalao al pil-pil con guindilla de Mendavia. En los tres casos, han recibido un estandarte acreditativo, un diploma y un premio económico de 420 euros, 300 euros y 240 euros, respectivamente.

Por otro lado, en el concurso de 'plato voluntario', los laureles del campeón han sido otorgados a la peña El Crucero. La chef de la entidad, Julia Hernández, tras inspirarse viendo programas como Masterchef, ha elaborado una comida denominada 'Vereda del Arlanzón' hecha con gelatina de vino moscatel y de Oporto, arroz con espirulina, timbal de cangrejos y caracoles.

El podio de esta división se ha completado con la segunda plaza de la Sociedad Gastronómica Los Cucos, que han cocinado unas alcachofas con ibéricos y cítricos, y el tercer lugar de la Casa Regional de Andalucía en Burgos y sus codornices escabechadas sobre cama de cebolla caramelizada. Las menciones han sido exactamente iguales que en la categoría de 'plato obligatorio'.

Comida y bebida en todo el recinto

Pero el olor que han desprendido las parrillas y planchas no se han reducido a las asociaciones participantes en el veterano Concurso del Buen Yantar, ya que el resto de peñas también han cocinado. Unas, como la Casa Regional de Cantabria, han colocado los productos sobre la mesa y los socios se han disfrutado en hermandad del último día de los Sampedros; otras, como las Blusas de la Inmaculada, El Monín o Los Gamones, han puesto, al igual que en El Parral, unas barras para que el resto de burgaleses puedan charlar con sus amigos mientras degustan un pincho de chorizo, morro o morcilla.

La amenaza de lluvia que había previsto la Agencia Estatal de Meteorología no asustó a muchos vecinos. Las filas de coches aparcados y la afluencia de viajeros en los autobuses gratuitos anunciaban una cifra alta de presentes en Fuentes Blancas, y así fue. Eso sí, el perfil medio del burgalés era más alto que en la Festividad del Curpillos. En esta ocasión, casi no hubo ni rastro del botellón.

Más información sobre el último día de los Sampedros

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos