Risas y atracciones en el Parque Félix Rodríguez de la Fuente

Los niños llenan con su alegría y felicidad el espacio verde del barrio de Gamonal

Varios niños se divierten en el hinchable tragabolas./CC
Varios niños se divierten en el hinchable tragabolas. / CC
César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

Ajenos aún a lo que sucede por la noche, los jóvenes burgaleses se han levantado con las pilas recargadas para divertirse en el Parque Félix Rodríguez de la Fuente. La ocasión merecía la pena. Los castillos hinchables, las camas elásticas y las 'balanzibikes' (bicicletas que se dirigen con el cuerpo) que ocupan el espacio verde dedicado al genial naturalista de Poza de la Sal llevan varias horas instalados y, aunque permanecerán abiertos al público hasta este sábado, las colas no se han hecho esperar.

Desde la organización de esta cita infantil, que recae en la empresa Hinchapark, han planteado varias novedades para los niños, que se suman a los ya habituales coches a pedales o los 'jumping'. La propuesta más relajada es el taller de manualidades que congrega a pequeños manitas junto al lago de los patos. En la actividad inaugural, los asistentes han elaborado emoticonos, pero, según ha explicado el gerente de la empresa, Iván Sainz, la temática variará de manera diaria.

En cambio, los niños con más energía la derrocharán en el tragabolas. La temática, si han practicado con el juego de mesa protagonizado por cocodrilos, es muy simple: tienen que coger un número mayor de pelotas que sus oponentes. La dificultad radica en que los asistentes están sujetos a un arnés, como los que se suben a la pared de escalada, aunque en este caso no es por seguridad.

Por su parte, los jóvenes que no soportan estar atados tienen por primera vez la opción del saltapiedras, en el que podrán demostrar su habilidad saltando, al estilo de las 'zamburguesas' de Humor Amarillo, por los diferentes puntos de esta atracción. Los más pequeños, aquellos que no lleguen casi ponerse de pie sobre la colchoneta, podrán pegar saltos durante el tiempo que el monitor lo autorice. Algunos ya lo han hecho y han salido del hinchable con una sonrisa de oreja a oreja, casi como la de su padre o madre que miraba desde detrás de la valla y que inmortalizaba el momento con la cámara del teléfono móvil.

El horario del parque activo es de 11 a 14 horas, por la mañana, y de 17 a 20 horas, por la tarde. Más de un niño regresará a este lugar de la capital para jugar a la consola en la zona virtual y montarse de nuevo en los coches kart o en el tobogán acuático, aunque acaben empapados y muchos familiares piensen más en el posible resfriado por ir con la ropa mojada que en la alegría del pequeño.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos