En scooter se vive mejor

Cerca de 70 personas están participando en este IX Scooter Fest/IAC
Cerca de 70 personas están participando en este IX Scooter Fest / IAC

Este fin de semana se está celebrando el IX Scooter Fest con 70 participantes de diferentes zonas del norte del país | Las Lambretta y Vespa clásicas son rendidas culto por los amantes de este tipo de moto

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Ir sobre dos ruedas no tiene por qué significar ir rápido. Los amantes del scooter clásico prefieren disfrutar del entorno y de una forma de desplazarse que ha marcado a muchas ciudades de todo el mundo. Es por esto que los aficionados de estas monturas celebran este año su IX edición del Scooter Fest, que no es otra cosa que juntarse con los amigos de Vespa y Lambretta de Burgos y provincias próximas para disfrutar de una ruta, comer y bailar.

Este año se han dado cita unos 70 participantes, cifra algo inferior a la esperada. Sin embargo, la cercanía de este evento con la Eurolambretta, que se celebrará en Soria dentro de dos semanas, ha podido afectar a la participación del 'Scooter Fest'. Aún con todo, el ambiente y la vistosidad de estas legendarias máquinas se ha podido disfrutar esta mañana en el Paseo del Espolón.

La muestra de motocicletas tan dispares en edad, cilindrada y decoración ha atraído a los paseantes que se han topado con ellas. Y es que, antes de la salida se han podido ver ejemplares de 49 hasta de 300 centímetros cúbicos, con la Vespa Sei Giorni, una moto homenaje la histórica prueba italiana y que, además, resultaba ser la más nueva (2018) de cuantas han participado en la ruta. La que cargaba con más años a sus espaldas databa de 1956, pero su dueño, al igual que el del resto, la ha dado una nueva vida restaurándola. Es en este punto en el que tiene más mérito seguir utilizando estas máquinas, ya que encontrar repuestos y mecánicos que quieran «meterle mano» es complicado, explican desde la organización.

Con todo preparado para salir, los participantes han emprendido la ruta, que este año les llevaba por el Camino de Santiago hasta Hornillos del Camino, para ponerse de regresó por el valle de Muñó y llegar a Burgos a comer. En total, el trazado ofrece 102 kilómetros de disfrute que se terminan con una comida de hermandad.

Tras llenar el estómago, los inscritos disfrutarán de un concierto de Vieja Escuela, un grupo burgalés de Tierra de Lara. También se entregarán los premios a la mejor Vespa, la mejor Lambretta y el club de fuera con más participantes en el 'Scooter Fest', que en esta ocasión recaerá en el de Talavera de la Reina. Mención especial tendrá el club con Roberto Miranda, un socio que no falta nunca a estas concentraciones.

Por la noche la fiesta continuará en la vermutería 4Calles, donde a partir de las 0:00 horas pincharán música de la edad dorada del scooter clásico. Será el cierre de noche, pero no de festival, ya que el domingo también harán la pequeña ruta de lo que se conoce como la herradura. Ya de vuelta a Burgos, el IX 'Scooter Fest' concluirá con un 'brunch' en el Carabás, bar y sede del club.

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos