La Semana Santa se cierra en positivo pese a la «frustración» del Viernes Santo

La procesión infantil del Sábado de Pasión ha sido una de las novedades de la edición pasada/CLR
La procesión infantil del Sábado de Pasión ha sido una de las novedades de la edición pasada / CLR

La Junta de Semana Santa destaca la acogida de las nuevas procesiones, aunque reconce que las nocturnas todavía «cuestan»

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

En términos generales, balance positivo de la Semana Santa 2018. Las procesiones con más tradición, La Borriquilla, El Encuentro y La Soledad, han contando con una importante asistencia de público, superando cifras de años anteriores. Mientras, las incorporaciones han funcionado bien, aunque es cierto que todavía tienen que rodar y, en el caso de las nocturnas, Burgos tiene que acostumbrarse a salir en procesión más allá de las diez de la noche.

Víctor Cámara, portavoz de la Junta de Semana Santa, asegura que están satisfechos, pese a la «frustración» de la suspensión del Santo Entierro. La lluvia del Viernes Santo impidió salir a una de las procesiones con mayor tirón, dejando a algunas cofradías sin poder sacar sus pasos, pues únicamente procesionan en el Santo Entierro. Cámara reconoce que «el tiempo no ha sido tan nefasto como se pensó inicialmente», y únicamente hubo que suspender el Santo Entierro y alguna procesión del Viernes de Dolores.

Además, la buena temperatura del Sábado Santo animó la Procesión de La Soledad, y los burgaleses mostraron su cariño a la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y de Santiago, que no pudo cumplir con la tradición de indultar un preso. La Soledad congregó a un importante público, lo mismo que El Encuentro, El Desenclavo o La Borriquilla, ha recordado Cámara.

Mientras, la procesión infantil del Amor y la Esperanza, la de la Virgen de las Angustias y la de las Siete Palabras se estrenaron con éxito. Habrá que dejar que pase el tiempo y ver si se van consolidando, pues las incorporaciones al programa, salvo que se realicen con motivo de una conmemoración específicas, se plantean con idea de mantenerlas. Aun así, el portavoz de la Junta de Semana Santa reconoce que las procesiones nocturnas no acaban de cuajar en Burgos, donde no existe esa tradición, como sí ocurre en Valladolid o Zamora.

A por el nuevo programa

Una vez concluida la Semana Santa, y tras el necesario descanso, las cofradías se pondrán a trabajar en la edición de 2019. Víctor Cámara reconoce que habrá novedades, aunque solo sean actos de conmemoración peues la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y de Santiago celebra 75 años; también la Cofradía del Descendimiento de la Cruz 'Señor de mi esperanza', que tiene intención de organizar una procesión conmemorativa, afirma Cámara, que es hermano mayo de la confradía.

Por otra parte, el Ayuntamiento de Burgos tendrá que ponerse a trabajar para iniciar los trámites de la declaración de la Semana Santa como Fiesta de Interés Turístico Internacional. Víctor Cámara reconoce que el principal escollo es el económico, pues uno de los requisitos es la promoción en diez publicaciones de ámbito internacional, y cada una de ellas tiene un presupuesto de 20.000 euros.

Debe ser el Consistorio esuqien «eche este pulso». Mientras, la Junta de Semana Santa continuará ampliando y mejorando la programación, y las cofradías seguirán creciendo. Este año, prácticamente todas han incorporado cofrades, y muchos de ellos jóvenes. Ahora se cuenta, aproximadamente, con 1.700.

Semana Santa 2018

 

Fotos

Vídeos