La Soledad recibe el cariño de cientos de burgaleses en el Sábado Santo

La Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y de Santiago no ha podido cumplir con la tradición de indultar a un preso

La Soledad ha pasado junto a la Catedral en su regreso a Santa Águeda / Rodrigo González Ortega
Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Sábado de dolor. Al abrigo de los burgaleses, La Soledad ha llorado esta tarde la muerte de Cristo. Y ha llorado también la ausencia de su reo. Por segundo año consecutivo, la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y de Santiago no ha podido cumplir con la tradición, y el paso de la procesión por el Arco de Santa María ha quedado deslucido, ante la negativa de Justicia de conceder el indulto solicitado. Aun así, los cofrades han portado con orgullo y sentimiento a su Señora.

Al son del Himno Nacional, la Virgen de La Soledad ha salido a las ocho en punto de la iglesia de Santa Águeda y, entre aplausos, ha sido recibida por una bella saeta, que ha enmudecido la plaza durante varios minutos. Silencio, recogimiento y respeto han marcado una multitudinaria procesión, en la que La Soledad ha recibido el cariño de cientos de burgaleses.

Más información

Tras la lluvia de ayer, que obligó a suspender la Procesión del Santo Entierro, la jornada del Sábado Santo ha destacado por su ambiente luminoso, la presencia del sol hasta la caída de la noche y una temperatura agradable, que ha animado las calles. Así, grandes y pequeños se han agolpado a lo largo del recorrido para ver desfilar a los cofrades de hábito negro y rojo, el de los Caballeros de Santiago, que han portado a hombros la talla de Ildefonso Serra.

Cantos a la Madre

Con mucha emoción se ha vivido, una vez más, la parada frente al Convento de las Madres Salesas, en la que las religiosas ha entonado el canto del Stabat Mater. La Virgen ha sido agasajada, también, con unos versos en los que se ha recordado su dolor; el trágico momento vivido ante la muerte del hijo amado, solo mitigado por la esperanza de la resurrección. Aplausos y vivas a La Soledad y a sus devotos han cerrado esta estación, observada por cientos de asistentes.

La procesión ha continuado por la calle Barrantes hasta la Plaza Castilla, y seguidamente se ha desplazado por Aparicio y Ruiz, Eduardo Martínez del Campo y Paseo de la Audiencia hasta llegar al Arco de Santa María. El histórico emblema de Burgos no ha podido ser, en esta ocasión, testigo del acto de perdón, con la liberación de un preso de la cárcel de Burgos, una tradición que data del 1447 y que la Cofradía de Nuestra Señora de La Soledad y de Santiago recuperó en el año 1944, en su refundación.

Ya con la noche cerrada, La Soledad ha pasado junto a la Catedral de Burgos, de regreso a Santa Águeda, su casa abierta a todos los devotos burgaleses. La Semana Santa de Burgos se cerrará mañana Domingo de Resurrección con el Anuncio Pascual, en el que procesionarán Cristo Resucitado y la Virgen de la Alegría, a partir de las 12:00. Sobre las 13:15 se producirá el esperado encuentro en la Plaza del Rey San Fernando.

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos