La supervivencia de la Feria de Tapas queda en manos de los hosteleros

La tasa de ocupación de vía pública sigue bloqueando la celebración de la Feria de Tapas/IAC
La tasa de ocupación de vía pública sigue bloqueando la celebración de la Feria de Tapas / IAC

El Ayuntamiento considera que deben de ser ellos quienes la organicen y se sometan a las obligaciones del resto de particulares

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

La Feria de Tapas, tal y como la conocemos, ha muerto. Al menos, esto es lo considera el concejal de Festejos, José Antonio Antón, quien no ha sometido esta mañana a votación la propuesta de los hosteleros dentro del Consejo del IMCyT a sabiendas del resultado. Antón ha recogido que la posición mayoritaria de los integrantes del Consejo es la de que la Feria de Tapas pase a ser organizada directamente por los hosteleros y ha optado por ni siquiera votarla.

Los hosteleros proponían recuperar las bases del 2017, que no contienen la obligación del pago de la tasa de ocupación de vía pública. Sin embargo, en 2018 hay vigentes unas bases en las que sí se obliga a este pago -que supone unos 36 euros diarios- y que fueron aprobadas por el PP y el PSOE. Bajo estas bases se presentaron seis solicitudes para instalar 'foodtrucks' y dos barras en la calle, que son los únicos empresarios que cuentan con la autorización pertinente para trabajar en la calle durante los Sampedros.

En este sentido, la oposición ha entendido que si hay empresarios que sí han presentado solicitudes en base a esas condiciones, no se puede permitir que los hosteleros que quieren poner casetas lo hagan sin pagar la tasa de ocupación de vía pública, como ocurrió en 2017. Es por esto que el IMCyT tratará su propuesta con los hosteleros este jueves, a partir de las 11:00 horas, para comunicarles que queda en sus manos organizarse para sacar adelante la instalación de casetas.

Lo que sí ha querido dejar claro Antón es que se perderá el concurso de tapa fría y tapa caliente que se viene desarrollando desde el inicio de esta feria. Aunque, en cualquier caso, podría quedar a la iniciativa privada tratar de aportar algún aliciente a su oferta gastronómica.

Además, en el caso de que la feria se celebre bajo la responsabilidad de los hosteleros, la música ya contratada para animar las plazas será un problema menos. Donde sí podrían chocar los intereses es en el estado de las casetas, ya que el Equipo de Gobierno defiende que el Ayuntamiento no podrá exigirles que mejoren el estado de las casetas si estas cumplen con la normativa que se le pide a cualquier otro particular. Sin embargo, Nuria Barrio, concejal del PSOE, ha asegurado que es «imprescindible» que acometan mejoras integrales para poder recibir la autorización de instalarse en la vía pública durante los Sampedros.

Así las cosas, la Feria de Tapas sigue dejando titulares e idas y venidas que podrían terminar mañana con la reunión que mantendrá Antón y los hosteleros. El concejal de Festejos se ha mostrado «preocupado» ante la posibilidad de que no se celebre esta cita gastronómica, no por la aportación gastronómica en sí misma, la cual ha reconocido que ha podido ser «mejorable» en los últimos años, pero sí por su capacidad para animar las calles durante las fiestas mayores de la ciudad.

«Churras con merinas»

Por otro lado, el PSOE ha planteado otra posibilidad ante el enrocamiento de los hosteleros para pagar la tasa de ocupación de vía pública y es que los Sampedros sean declarados de interés general en su conjunto y que los feriantes, tenderos y vendedores ambulantes no paguen esta tasa, ya que, según su opinión, estos también aportan animación a la programación festiva de la ciudad. Sin embargo, para Antón esto es mezclar «churras con merinas», ya que no es lo mismo lo que aportan unos y otros.

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos