Los Testigos de Jehová construirán su Salón del Reino en Villímar

La parcela que se cede estará separada de las viviendas construidas por una calle de 10 metros de ancho/BURGOSCONECTA
La parcela que se cede estará separada de las viviendas construidas por una calle de 10 metros de ancho / BURGOSCONECTA

El Ayuntamiento ha aprobado una postura de consenso para ceder una parcela municipal, situada en la calle Laberinto de la Fortuna, a la congregación religiosa

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

El conflicto por la cesión de una parcela municipal del barrio de Villímar a los Testigos de Jehová ha tocado a su fin. La cercanía del espacio situado en la calle Laberinto de la Fortuna con las viviendas de los vecinos y su destino, cuando el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) la señala como de uso educativo, eran los dos puntos de desencuentro que llevaron a los vecinos a protestar.

Sin embargo, la cesión municipal, heredada de la etapa de Ángel Ibáñez como concejal, según ha recordado esta mañana el edil no adscrito Raúl Salinero, no se podía romper porque la indemnización era difícil de afrontar y, finalmente, los vecinos consensuaron que no se opondrían a su cesión, siempre que se estableciese una calle interior de diez metros de anchura para separar el templo de las viviendas.

Finalmente, el Consejo de Fomento, celebrado esta mañana, ha aceptado esa petición y la parcela de unos 1.200 metros cuadrados, que se segregará de una mayor de 11.000, estará distanciada en una decena de metros de las viviendas. Además, el Salón del Reino -como se denominan los lugares de culto de los Testigos de Jehová-, se construirá a una distancia de 2,5 metros del límite de la parcela.

De esta manera, según ha explicado Salinero, la propuesta que él, en representación de Podemos, logró consensuar con los vecinos ha sido la que ha salido adelante. No en vano, el edil ha criticado al PP por su «pasividad» y le ha acusado de «insultar» a los vecinos, cuando se les acusó de tener sobredimensionadas sus viviendas. Además, ha criticado que se haya perdido un año para poner en marcha este proyecto, cuando este punto de consenso ya existía y permitía no seguir dañando los intereses de los Testigos de Jehová. Y es que, la congregación llegó a tener una licencia de obra y maquinaría trabajando en sondeos geológicos.

Llegados a este punto, Salinero califica la decisión de «aceptable», aunque no comparte que destinen parcelas municipales a congregaciones religiosas y menos cuando el PGOU las destina a un uso educativo. El concejal no adscrito reclamará que la calle perimetral que surja para separar la parcela sea registrada en el PGOU y se reafirme la finalidad educativa del resto de la parcela dotacional.

Nueva cesión

Por otro lado, el Consejo de Fomento ha aprobado la cesión de otra parcela municipal, valorada en un millón de euros, sea cedida a la Iglesia Ortodoxa Rumana Santos Apóstoles Pedro Pablo. El espacio está situado en el entorno de El Parral y tiene un perímetro de 2.674 metros cuadrados. Nuevamente, Salinero ha criticado que el patrimonio municipal se entregue a confesiones religiosas, en lugar de ser destinado a uso vecinal o beneficio del Ayuntamiento, aunque lo asume.

Más información

Temas

Podemos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos