Un estudio de la UBU indica que las microalgas pueden ser utilizadas como biofertilizantes

Algas. /EFE
Algas. / EFE

El estudio ha concluido que el uso de microalgas como biofertizantes aumenta el crecimiento de los cultivos al tener un efecto bioestimulador sobre el desarrollo de la planta

BURGOS conecta
BURGOS CONECTABurgos

Un estudio realizado por el Grupo de Investigación en Compostaje de la Universidad de Burgos (UBUCOMP) ha concluido que el uso de microalgas como biofertizantes aumenta el crecimiento de los cultivos al tener un efecto bioestimulador sobre el desarrollo de la planta.

La investigación, publicada en la revista Journal of Plant Growth Regulation, estudia el potencial de las microalgas Chlorella sorokiniana como biofertilizante en cultivos de trigo.

La conclusión de esta investigación ha sido que la nutrición de las plantas mejora no solo debido a los nutrientes que estas algas aportan, sino también a la producción de fitohormonas, que mejoran el desarrollo radicular y el crecimiento de la planta. El estudio se realizó con diferentes extractos de microalgas, así como cultivos vivos con objeto de comprobar el efecto de estas aplicaciones sobre la germinación de semillas de trigo y el desarrollo de la planta en condiciones de crecimiento controlado. Usando la microalgas o compuestos derivados de ellas, aumentan la longitud y la biomasa de las plantas. Todos los tratamientos biofertilizanes tuvieron mejor porcentaje de germinación en comparación con los cultivos de control.

Los últimos avances en el desarrollo de biofertilizantes para la agricultura se han producido con el uso de microorganismos, como es el caso de las cianobacterias o las microalgas, para logar un aumento del rendimiento de los cultivos sin incrementar el uso de fertilizantes químicos, dado su efecto fitohormonal y su mejora de la fertilidad del suelo. Por otro lado, en el caso de las microalgas o las cianobacterias, el uso de estos biofertilizantes contribuye a capturar el CO2, añadiendo materia orgánica al suelo y mejorándolo.

Loa fertilizantes químicos pueden ser perjudiciales para el medio ambiente y su uso implica mayores costes de producción. El uso de las microalgas mejora el crecimiento de las plantas y los sistemas de producción de estas algas son más viables al poder cultivarse sobre efluentes residuales. Se trata de una innovación que podría contribuir a mitigar el cambio climático mediante prácticas agrícolas con un menor impacto ambiental, aunque los investigadores indican que todavía falta mucha investigación en este campo.