Investigadores de la UBU y Castilla La Mancha estudian nuevos compuestos para producir reacciones químicas usando la luz

Investigadores que han partidipado en el estudio. /UBU
Investigadores que han partidipado en el estudio. / UBU

Este estudio ha sido publicado en la revista 'Chemistry: A European Journal'

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Un estudio de la Universidad de Burgos ha obtenido resultados significativos al desarrollar y sintetizar nuevos compuestos de iridio para utilizarlos como fotocatalizadores en reacciones químicas, como la oxidación de los sulfuros. Un fotocatalizador es un material que facilita que se produzca una reacción química mediante la acción de la luz. El estudio, publicado en la revista 'Chemistry: A European Journal', concluye que estos fotocatalizadores de iridio son capaces de obtener energía química a partir de la luz solar, por lo que posibilitan llevar a cabo transformaciones químicas de manera eficiente, selectiva y sostenible.

Gustavo Espino, responsable principal de la investigación.
Gustavo Espino, responsable principal de la investigación. / UBU

En la industria química, para obtener productos de alto valor añadido, es habitual utilizar catalizadores, es decir, sustancias que facilitan y aceleran las transformaciones químicas en condiciones muy suaves. Por otro lado, los fotocatalizadores son un tipo particular de catalizadores que permiten llevar a cabo esas mismas reacciones químicas utilizando luz visible como fuente de energía en lugar de calor. Esta metodología es muy ventajosa ya que la luz solar es una energía inagotable, barata y segura, que además no genera residuos.

«La utilización de este tipo de estrategias sintéticas a escala industrial representaría un claro beneficio en términos económicos, medioambientales y de seguridad», afirma Gustavo Espino, responsable principal de la investigación junto con Mónica Vaquero del Departamento de Química de la Universidad de Burgos.

La fotocatálisis con luz visible, es una disciplina de la química inspirada en la fotosíntesis de las plantas. En este proceso fundamental, las plantas utilizan diversos pigmentos vegetales, como la clorofila, para absorber la energía de la luz y transformar el dióxido de carbono y el agua en hidratos de carbono. En otras palabras las plantas son capaces de convertir la energía proveniente de la luz solar en energía química. De hecho, los carbohidratos constituyen la principal reserva energética de los seres vivos y son necesarios para llevar a cabo las funciones vitales de las células y mantener el correcto funcionamiento de los organismos vivos.

En este artículo han colaborado Mónica Vaquero, Alba Ruiz-Riaguas, Marta Martínez-Alonso, Gabriel García-Herbosa, Arancha Carbayo, Begoña García y Gustavo Espino de la Universidad de Burgos; Ana M. Rodríguez, Blanca R. Manzano y Félix A. Jalón de la Universidad de Castilla-La Mancha.