Antón: «Yo no hubiera echado a Salinas»

Santidrián, Antón, San Millán y Alonso/GIT
Santidrián, Antón, San Millán y Alonso / GIT

El máximo responsable económico y deportivo del club, Gonzalo Antón, niega crisis interna en la directiva y asegura que José Luis García «será el presidente el tiempo que él quiera»

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El máximo responsable deportivo y económico del Burgos CF, Gonzalo Antón, ha salido al paso hoy de las informaciones y rumores que apuntan hacia él como responsable de la destitución de Patxi Salinas. «Yo no hubiera echado a Salinas», ha asegurado al tiempo que insistía en que defendió esa idea durante la reunión celebrada días atrás para decidir el futuro del técnico vasco. Sin embargo, ha añadido, la directiva del Burgos funciona por «democracia» y hubo mayoría de votos para cesar al entrenador.

La destitución de Salinas se decidió por mayoría en una votación de la directiva

Así, «sin querer entrar en polémicas», Antón, acompañado de los directivos Julián Alonso, Ignacio San Millán y Rodrigo Santidrián, ha querido poner en valor los frutos de su gestión. El también máximo accionista de la futura sociedad anónima deportiva (SAD), ha insistido en que «la salida del entrenador ha sido consecuencia de los resultados» que arrastraba el equipo en las últimas jornadas. Sin embargo, ha recordado, durante los dos primeros meses de competición todo fueron halagos. «Batimos récords» de imbatibilidad, ha destacado.

Sea como fuere, y a pesar de que él «hubiera mantenido a Salinas» más tiempo, la mayoría de la directiva decidió destituir al entrenador vasco para intentar «reconducir» la situación y volver a mirar al play off. Y, de hecho, ese mismo día podía haber llegado un recambio. Y es que, según ha asegurado, el club ya tenía una alternativa sobre la mesa, pero «prefirió» esperar a que las aguas volvieran a su cauce.

Así, el pasado fin de semana fue el director deportivo, Nacho Fernández, quien se sentó en el banquillo de El Plantío, una situación que se repetirá este próximo domingo en Irún. Pero ese será, si todo sale según lo previsto, el último partido de Fernández al frente del equipo. Y es que, tal y como ha adelantado Antón, «posiblemente, el próximo martes» haya nuevo entrenador. De momento, y sin dar nombres, el directivo ha insistido en que el club baraja tres posibilidades concretas.

Crisis

Sea como fuere, la rueda de prensa, en la que no ha estado presente en presidente del club, José Luis García, se ha llevado a cabo después de que hayan salido a la luz desavenencias internas. Unas desavenencias a las que los cuatro directivos presentes en la comparecencia han querido quitar importancia. Las relaciones entre la directiva y el presidente, ha subrayado Antón, son «buenas», más allá de algún «rebote» puntual.

Es más, el propio Antón ha asegurado que García «será presidente el tiempo que quiera serlo». «Nosotros no queremos protagonismo. No hemos venido a ser presidentes, sino a gestionar» el club, ha dicho en referencia a los cinco accionistas mayoritarios -incluido Miguel Ángel Benavente, que no ha estado presente en la comparecencia-. Así pues, Antón ha hecho un llamamiento a «no generar crisis por tonterías».

Y menos, ha añadido, cuando el club sigue dando pasos en firme hacia su profesionalización. Cierto es que los resultados deportivos no están cumpliendo las enormes expectativas generadas por la propia directiva en verano, pero en el resto de ámbitos se están haciendo las cosas «bien», según Antón.

SAD

Así, ha recordado, esta temporada se han realizado «19 incorporaciones», se ha incrementado el presupuesto desde los 900.000 euros a los dos millones y se han liquidado todas las deudas que arrastraba el club. A mayores, ha insistido, se ha puesto en marcha la Fundación Burgos CF y el proceso de transformación en SAD, un proceso en el que los cinco principales directivos han acabado suscribiendo alrededor del 90% de las acciones, mientras que la masa social sólo suscribió algo más del 7%.

Ahora, una vez cumplidos diferentes trámites, el club está a la espera de la respuesta del Consejo Superior de Deportes (CSD), que ya está estudiando toda la documentación exigida para dar de paso la sociedad. Una vez que se obtenga el beneplácito del CSD -desde el Burgos CF no se atreven aventurar plazos-, tocará acudir al registro mercantil para culminar el proceso. Luego se celebrará una Junta de Accionistas y posteriormente el primer Consejo de Administración, del que deberán salir los nuevos cargos. Veremos quién asume entonces la presidencia del club.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos