Nacho Fernández dirigirá al Burgos CF «el tiempo que haga falta»

Miguel Ángel Pascual y Nacho Fernández/GIT
Miguel Ángel Pascual y Nacho Fernández / GIT

El portavoz del club, Miguel Ángel Pascual, transmite su «total confianza» en Nacho Fernández, que será el entrenador de manera interina hasta que se encuentre el «perfil adecuado» para suplir a Salinas

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El Burgos CF no tiene prisa para buscar entrenador. El portavoz del club, Miguel Ángel Pascual, ha ratificado hoy su confianza en el director deportivo, Nacho Fernández, que tras la salida de Patxi Salinas se hará cargo del banquillo de manera interina. Una interinidad que, según Pascual, «puede ser puntual o prolongada en el tiempo» en función de las circunstancias. Y, «de momento», ha confirmado, el club no ha abierto «negociaciones» con ningún otro técnico.

En este sentido, Pascual, en nombre de la directiva, ha trasladado su «total confianza» en la labor de Fernández. «El equipo queda en buenas manos», ya que Fernández es «un hombre de club» y ya tuvo que asumir las riendas del primer equipo a finales de la temporada pasada, cuando el Burgos se salvó del descenso por la mínima.

De esta forma, la situación es simple. Fernández será el entrenador «el tiempo que haga falta», y parece que la cosa va para largo. No en vano, el propio Fernández ha insistido en que «hay miles de entrenadores», pero «hay que encontrar el perfil adecuado para el proyecto del Burgos» y eso puede demorarse mucho tiempo tras la salida de Salinas, que «ha pillado a todos por sorpresa».

A este respecto, Pascual ha asegurado que la directiva «nunca» había valorado la marcha del técnico bilbaíno, pero la «concatenación de sucesos» en las últimas semanas ha provocado que se negociara una salida «amistosa y pactada».

Cambio de sistema

Sea como fuere, Fernández ya ha dirigido hoy el primer entrenamiento. Una sesión preparatoria en la que ha comenzado a aplicar los «cambios» que considera que necesita el equipo. Unos cambios que, eso sí, ha subrayado, no serán radicales. «El equipo estaba haciendo muchísimas cosas bien», por lo que el trabajo se centrará en corregir «matices», que podrían pasar por una modificación del «sistema», según ha afirmado.

Su primera prueba de fuego será este próximo domingo frente a la Real Sociedad B, uno de los mejores filiales del grupo que se plantará en El Plantío para disputar un encuentro que se aventura «muy difícil». «Tiene muy buenas transiciones y mucha velocidad», por lo que el objetivo será minimizar los errores y las pérdidas en el centro del campo, ha destacado Fernández

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos