El Burgos reacciona a tiempo

El Burgos mejoró en la segunda parte/GIT
El Burgos mejoró en la segunda parte / GIT

El Burgos CF regresa a la senda de la victoria tras remontar un gol en propia meta de Borda

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

La cosa hoy iba de remontadas. Primero fue el San Pablo frente al Real Betis y después el Burgos frente al Lealtad. El conjunto blanquinegro regresó hoy a la senda de la victoria tras remontar un partido que se le puso muy cuesta arriba con un gol en propia meta de Borda que puso el colofón a una mala primera parte. Sin embargo, los hombres de Salinas saltaron con otro espíritu al césped y consiguieron dar la vuelta al choque gracias a un gol de penalti de Adrián y otro de Carlos Álvarez en el descuento.

2 Burgos CF

Saizar; Andrés, Julio Rico (Ayoze, min.3), Borda, Eneko; Cusi, Beobide (Carlos Álvarez, min.61); Blázquez, Abel Suárez, David Martín (Iker Hernández, min.52); Adrián.

1 CD Lealtad

Tejero; Keko Roza, Mendi, Omar Hernández, Mauri; Álex Blanco, Rodri; Jorge (Carbonell, min.93), Robert Martínez, Medori (Juan Cueto, min.89); Montero.

goles
0-1, min.24: Borda (pp); 1-1, min.65: Adrián (p); 2-1, min.94: Carlos Álvarez
árbitro
Leo Ollo (Colegio Navarro). Mostró tarjeta amarilla a Cusi, Adrián y Borda por el Burgos y a Montero, Omar Hernández y Rodri por el Lealtad
incidencias
Partido correspondiente a la vigésimo primera jornada del Grupo II de la Segunda División B.

El Burgos encaraba el coque con la necesidad, no solo de ganar para no desconectarse de la zona de play off, sino también con la exigencia de dejar buena imagen ante su afición, que hacía demasiado tiempo que no le veía ganar en El Plantío en liga. Sin embargo, desde el primer minuto, el conjunto blanquinegro se vio lastrado por los mismos errores que hasta ahora le han impedido dar un golpe sobre la mesa. Solidez defensiva y control de la pelota, sí, pero inoperancia absoluta de tres cuartos de campo para arriba.

Ya en los primeros compases, Adrián ejemplificó a la perfección esta máxima, dejándose ganar la posesión dentro del área rival tras un magnífico centro de Cusi desde atrás. Un par de minutos antes, además, el Burgos perdió por lesión a Julio Rico, sin duda uno de los referentes defensivos del equipo.

El conjunto burgalés controlaba, pero no generaba peligro. De hecho, ni siquiera era capaz de romper la última línea de la defensa rival, pero el Lealtad proponía aún menos. El conjunto asturiano, que mantuvo en todo momento una actitud muy conservadora, cerró bien sus filas atrás e intentó sorprender al Burgos a la contra sin mucha fortuna.

Y con esos mimbres, pocas cestas se pueden hacer. El Plantío estaba digiriendo poco a poco un partido tedioso, y solo David Martín, con un cabezazo que se marchó fuera por poco en el minuto 15, pareció ser capaz de activar a su equipo. Sin embargo, la falta de gol de este equipo ya era una evidencia palpable. Y eso, al final, se paga.

Las reacciones

En el 23, Medori colgaba un balón al área de Saizar y Borda fallaba estrepitosamente en el despeje, metiendo el balón en su propia red. El Lealtad acababa de ponerse por delante en el marcador sin haber rematado siquiera a puerta en todo el choque. Como es lógico, aquel infortunio caldeó el ambiente en la grada, que acabó pitando al equipo. Y es que, lejos de activarse, el Burgos mantuvo el mismo perfil, sin ser capaz de trenzar juego horizontal ni, por supuesto, ocasiones.

De hecho, el conjunto blanquinegro se marchó a vestuarios sin haber rematado con claridad entre los tres palos. Una circunstancia que, sumada al marcador en contra, obligaba a los de Patxi Salinas a reaccionar sí o sí. Y con ese espíritu regresó el conjunto burgalés al césped. En el 51, Cusi probaba por primera vez los reflejos de Tejero con un disparo lejano que el guardameta del Lealtad no consiguió atrapar a la primera.

Salinas no lo terminaba de ver claro y no tardó en mover el banquillo, dando entrada a Iker Hernández y Carlos Álvarez, lo que suponía poner toda la carne en el asador. Y la apuesta acabó dando sus frutos. Y es que, tras varios acercamientos de peligro a cargo de Abel y Adrián, el Burgos consiguió empatar. Lo hizo el propio Adrián desde los once metros después de que Mendi despejara con la mano un centro de Eneko.

Reacción

El tanto burgalesista animó en encuentro y Medori pudo volver a poner al Lealtad en ventaja con un disparo a bocajarro bien atajado por Saizar. Una ocasión que fue respondida acto seguido por Carlos, que no encontró portería en un mano a mano con Tejero. Tabién Adrián pudo poner el segundo para el Burgos al filo del 70 con una buena volea que se marchó alta.

Sin embargo, el marcador seguía sin moverse. Y eso que el Burgos lo intentaba. Cusi, Blázquez, Adrián y Carlos acumularon acercamientos infructuosos en los últimos minutos, en los que el Burgos protagonizó un auténtico asedio. Un asedio que, eso sí, acabó dando sus frutos. Y es que, en el 94, cuando el partido estaba totalmente visto para sentencia, Carlos Álvarez cazaba un balón en el interior del área pequeña y batía a Tejero para poner el 2-1.

Una victoria sobre la bocina, pero una victoria al fin y al cabo, que permite al Burgos volver a sonreír tras un partido que se había puesto cuesta arriba y que le coloca a un punto del play off.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos