Tablas en el derbi

Madrazo luchando por un balón con Paris./GIT
Madrazo luchando por un balón con Paris. / GIT

El Burgos salva en la recta final un punto en un derbi que comenzó ganando el Mirandés con un gol de Pito Camacho en los primeros minutos

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Reparto de puntos. El Burgos CF consiguió hoy arañar un empate en el derbi provincial ante el Mirandés. Un tanto de Iker Hernández en la recta final permitió al conjunto blanquinegro empatar un partido que comenzó ganando el Mirandés gracias a un prematuro tanto de Pito Camacho.

1 Burgos CF

Saizar; Andrés, Julio Rico, Borda, Eneko; David Martín (Manzano, min.90), Adrián Cruz, Beobide, Madrazo (Blázquez, min.60); Carlos Álvarez (Iker Hernández, min.60) y Adrián Hernández.

1 CD Mirandés

Limones; Paris, Prieto, Melli, Kijera; Undabarrena, Ruper; Llorente (Gila, min.59), Borja (Cervero min.82), Yanis (Igor Martínez, min.73); Pito Camacho.

goles:
0-1, min.6: Pito Camacho; 1-1, min.80: Iker Hernández.
incidencias:
Partido correspondiente a la vigésimo novena jornada del Grupo II de la Segunda División B disputado en El Pantío ante unos 4.000 espectadores. Alrededor de 700 aficionados del Mirandés en las gradas.

Afrontaban ambos equipos el choque en un momento crucial de la temporada. El Burgos, tras decir prácticamente adiós a las opciones de play off después de caer derrotado en Gernika, necesitaba reencontrarse con la victoria para, al menos, mantener viva la esperanza. Mientras tanto, el Mirandés, que no ha comenzado la segunda vuelta con la contundencia que se preveía, tenía una gran ocasión para recortar diferencias ante un Sporting B que ayer cayó goleado en Amorebieta.

En ese escenario, y con todos los alicientes que ofrece un derbi que no se vivía en El Plantío desde hacía 6 años, se preveía un choque intenso y con alternativas.

Sin embargo, fue el Mirandés el que se hizo con la manija del encuentro desde los primeros compases. Los hombres de Alfaro marcaron el tempo del partido, abriendo el juego a las bandas y proponiendo transiciones vertiginosas. Y poco tardó el conjunto rojillo en encontrar el premio del gol.

En el minuto seis, Yanis ganaba un balón con cierta facilidad en la banda izquierda y servía un gran centro ante la llegada de Pito Camacho, que no fallaba y ponía el 0-1 en el marcador.

El tanto le aportó tranquilidad al Mirandés, que a partir de ese momento desplegó un fútbol efectista, sin alardes, pero con mucha solvencia en todas sus líneas. El propio Yanis pudo poner el segundo en el 15 con un lanzamiento que se marchó alto.

Más información

Al Burgos le costaba carburar y no acertaba a dar el último pase, un mal que le persigue desde principio de temporada. Así, hubo que esperar hasta el minuto 17 para ver el primer acercamiento de peligro del conjunto blanquinegro con un libre indirecto que ni Carlos Álvarez ni Beobide fueron capaces de aprovechar.

Cierto es que a medida que avanzaba el cronómetro, el Burgos iba ganando protagonismo, pero sin profundidad ni pegada ante un solvente Mirandés, que, sin hacer ningún alarde, apenas sufrió para desbaratar el juego blanquinegro. Lejos de ello, fue el conjunto rojillo el que más cerca tuvo el gol, con un remate cruzado de Yanis en el 40 que se estrelló en el palo.

Poco o nada cambió el guión del choque tras el paso por vestuarios. Adrián Hernández y Carlos Álvarez no terminaban de recibir balones francos para encarar portería. Eso sí, en el 51, Madrazo, que posteriormente tuvo que retirarse lesionado, a punto estuvo de empatar con un cabezazo lejano pero muy bien colocado que obligó a Limones a estirarse hacia la cepa del poste para evitar el tanto.

Aquella ocasión pareció despertar al Burgos, pero la reacción apenas duró un suspiro. Los hombres de Menéndez, que dio entrada a Iker Hernández y Blázquez, no acertaban a encontrar el camino a pesar de tener más el balón que un Mirandés que decidió no arriesgar, buscado algún contragolpe que le permitiera cerrar el choque.

Empate

En el 69, Andrés probaba con un centro-chut escorado que no encontraba portería, mientras que en el 75, ni David Martín ni Adrián Hernández fueron capaces de rematar un buen balón de Adrián Cruz. Parecía que el Burgos iba a ser incapaz de levantar el partido, pero entonces llegó el gol. En el 80, Iker Hernández cazaba un balón muerto en el área pequeña a la salida de un libre indirecto y fusilaba a Limones para poner el empate en el marcador y provocar un fin de partido de auténtica locura.

Y es que, a raíz del gol, el Mirnadés abandonó su pasividad y dio un paso al frente en busca de una victoria que en ese momento se le estaba escapando. Tampoco el Burgos bajó los brazos en su intento por certificar la remontada. Sin embargo, ni uno ni otro consiguieron ver puerta. Ni siquiera el Burgos, que en la última jugada del partido tuvo el segundo en la testa de Adrián, que no acertó a enviar a puerta un cabezazo a la salida de un corner.

Al final, un reparto de puntos que no sirve a ninguno de los dos para cumplir sus objetivos, pero que bien puede reflejar lo visto sobre el césped. El próximo fin de semana, el Burgos se verá las caras contra el Sporting B, lider de la categoría.

 

Fotos

Vídeos