Aranda de Duero, entre un gobierno en minoría del PSOE o un acuerdo a la andaluza

Fachada del Ayuntamiento de Aranda de Duero./S. G,
Fachada del Ayuntamiento de Aranda de Duero. / S. G,

Media docena de partidos integran el Ayuntamiento burgalés, en el que nunca hubo mayoría absoluta

Susana Gutiérrez
SUSANA GUTIÉRREZArenas

Seis partidos políticos se reparten los 21 concejales del Ayuntamiento de Aranda de Duero, un Consistorio que siempre ha destacado por la fragmentación, sin haber logrado ninguna mayoría absoluta en la era democrática. Los resultados de las urnas dejan al Partido Socialista como la fuerza más votada, consigue siete concejales y, a pesar de sacar cerca de 1.200 votos de diferencia al Partido Popular, la ventaja se traduce solo en un edil más. El PP obtiene seis representantes; Ciudadanos, tres ediles; dos Podemos y Vox, respectivamente, mientras que Izquierda Unida consigue un concejal. A partir de ahí, se abre un proceso de negociaciones y sumas de cara a formar gobierno el próximo 15 de junio, momento en el que se definirá si la Alcaldía recae en la candidata del Partido Popular y actual regidora municipal, Raquel González, o en la cabeza de lista del PSOE, Mar Alcalde.

Entre las quinielas, dos posibilidades son las que más bazas tienen. Un gobierno en minoría del Partido Socialista, que luego tendría que negociar apoyos puntuales para sacar adelante los asuntos de pleno. El mayor problema matemático en este caso es que tanto con Ciudadanos, por una parte, como con Podemos e Izquierda Unida, por la otra, solo se logra sumar diez ediles, por lo que faltaría uno para alcanzar la mayoría absoluta. Por otro lado, se podría gestar lo que se denomina un pacto a la andaluza, gracias al acuerdo entre el PP, Cs y Vox.

El PP llega a esta negociación tras dos mandatos en el poder y le puede pesar de cara a la negociación con los dos posibles socios la imagen de que los votantes no han respaldado su gestión municipal en los últimos cuatro años. A esto se le unen los antecedentes vividos con Cs. El candidato de la formación naranja, Francisco Javier Martín Hontoria, fue durante años integrante y concejal del PP, formación que abandonó en 2010 al negarse a firmar la expulsión de un compañero del grupo municipal. En segundo lugar se sitúa la actual concejala Elia Salinero, quien llegó a Ciudadanos a través de la integración del Partido Regionalista de Castilla y León. Salinero formó parte de un tripartito con la candidata del PP, un acuerdo de gobierno que duró poco más de un año, y terminó en diciembre de 2013, por desavenencias marcadas principalmente por asuntos urbanísticos y la licencia de apertura de la plaza de toros.

Desde el PSOE, la candidata ha comenzado una ronda de negociaciones con todos los partidos políticos, excepto el PP, para intentar conseguir acuerdos que le garanticen la Alcaldía y apoyos puntuales de gobierno. Mientras, en el PP, estudian los programas electorales de Cs y Vox con la intención de hacerles llegar una propuesta de gobierno.