La biomasa continúa ganando terreno en Castilla y León