Burgos se sitúa entre las provincias más lluviosas de la región, con un 12% del agua caída en 2018 | BURGOSconecta

Burgos se sitúa entre las provincias más lluviosas de la región, con un 12% del agua caída en 2018

Marzo ha sido uno de los meses más lluviosos de los últimos años/JAQ
Marzo ha sido uno de los meses más lluviosos de los últimos años / JAQ

Ponferrada, Segovia, Burgos y Soria suman más de la mitad del total de lluvias registradas en Castilla y León en el primer trimestre

ICALCastilla y León

Las precipitaciones han sido en Castilla y León las protagonistas del tiempo de las últimas semanas, aunque de forma especial en Ponferrada, Segovia, Burgos y Soria, donde se registraron más de la mitad de las lluvias registradas en todo el territorio autonómico en lo que va de un año que está siendo «extremadamente lluvioso». De los 1.722 litros por metro cuadrado que se llegaron a acumular en la Comunidad en este periodo, la capital berciana fue el lugar donde más llovió, con 237,5 litros por metros cuadrado (13,78% del total), seguida de Segovia, con 234,4 (13,6%); Burgos, con 215 (12,5%) y Soria (12,01%).

En estas estaciones meteorológicas se superaron los 200 litros por metro cuadrado, aunque en las restantes de Castilla y León los valores también fueron muy abultados, por encima de los 150 litros por metro cuadrado, salvo en León, donde las precipitaciones contabilizadas fueron de 142 litros, convirtiéndose en la ciudad donde menos llovió en estos tres primeros meses del año. En este periodo, la media de precipitaciones fue de 191 litros por metro cuadrado en cada provincia.

El delegado de la Aemet en Castilla y León, Juan Pablo Álvarez, ha explicado a la Agencia Ical que, con los datos disponibles hasta el momento, se puede hablar de que ha sido el mes de marzo más lluvioso desde 2013 en el caso de Valladolid, Soria, Segovia o Zamora, aunque puntualizó que ha sido un mes «extremadamente lluvioso» en términos generales. Eso sí, no llega a efeméride, es decir, que no es el dato más abultado de la serie histórica desde que se toman referencias, en este caso pluviométricas, en las estaciones de la Comunidad.

Álvarez ha apuntado también que la cuantía de las lluvias resulta especialmente llamativa por la tendencia que se estaba viviendo en los últimos años, de meses muy secos, algo similar a lo que ocurrió en el año 1991. «Después de cinco años muy secos, llegó el año 1997», ha insistido, recordando que el tiempo más habitual ha venido marcado por escasas precipitaciones, y de hecho el mes de abril del año pasado fue en Castilla y León «el más seco de la historia».

Además, las precipitaciones registradas en enero del año 2016, que superaron las lluvias de los tres meses anteriores, aunque luego las precipitaciones fueron de nuevo muy escasas, lo que pone en evidencia la irregularidad que se está viviendo en las condiciones climatológicas en la Comunidad.

Desde principios de año

En términos globales, la mayor cantidad de precipitaciones se registró en Ponferrada y Segovia, con una media provincial superó los 191 litros por metro cuadrado en el primer trimestre. Mientras que el observatorio de Segovia recogió la mayor cantidad de precipitaciones en los meses de enero y febrero (82,8 y 43,4 litros por metro cuadrado), Ponferrada cogió el testigo en marzo, con 147,4 litros por metro cuadrado, según los datos recogidos por el Boletín Hidrológico publicado semanalmente por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Las lluvias durante el mes de enero ya fueron abundantes en Castilla y León, tal y como se había previsto, con 432,8 litros por metro cuadrado, de los que más de la mitad (231,7 litros) se produjeron durante la primera semana. De ellos 55 litros (23,7 por ciento) y 53,6 (23,13 por ciento) se registraron en Segovia y Ávila respectivamente. La reducción de las lluvias en las semanas siguientes fue significativa, como muestran los datos. Entonces, los mayores valores de pluviometría tuvieron lugar en Ponferrada, con 31,6 litros por metro cuadrado, y una semana más tarde en Segovia, con 1,6 litros. Al cierre del mes de enero, en Burgos, con 19,8 litros.

Febrero fue un mes relativamente tranquilo en el que se acumularon 169,4 litros por metro cuadrado en todo el territorio autonómico, de forma bastante regular en las primeras semanas, con 63, 45 y 57 litros por metro cuadrado alcanzados en cada una de ellas, frente a los apenas tres litros de precipitaciones contabilizados en la semana del 19 al 25 de febrero. De nuevo Segovia y Ponferrada se posicionaron como los observatorios en los que se acumularon mayores precipitaciones.

Marzo muy lluvioso

Pero el mayor volumen de precipitaciones tuvo lugar a lo largo del mes de marzo -a falta de unos días para su finalización, tal y como recoge el boletín hidrológico- como consecuencia de las diferentes borrascas que, una tras otra, fueron atravesando el territorio autonómico. Primero fue 'Emma' a finales de febrero, que dejó casi 505 litros por metro cuadrado en la Comunidad, y aunque de menor intensidad, también 'Félix', 'Gisele' y 'Hugo' dejaron importantes precipitaciones en Castilla y León.

Estas lluvias, a su vez, han permitido la recuperación del nivel de los embalses, que se encuentran ya al 62,5 por ciento de su capacidad, frente al 33,9 por ciento con el que comenzaron el año, lo que supone casi 29 puntos de recuperación en apenas tres meses transcurridos y gracias a estas lluvias.

Desde 2013 no se contabilizaba en la Comunidad un marzo tan lluvioso. En el último lustro los datos han estado muy por debajo de los registrados en esta ocasión. No obstante, en 2012 marzo fue un mes muy seco, con valores muy por debajo de la media, frente a un año más tarde que fue especialmente lluvioso, en especial en zonas de montaña, donde llegaron a contabilizarse hasta dos y tres veces de lluvias por encima de la media.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos