Carlos Rico abandona Acor después de 22 años como trabajador de la cooperativa

Carlos Rico felicita a su sustituto en el cargo, Justino Medrano, el pasado 8 de marzo./Rodrigo Jiménez
Carlos Rico felicita a su sustituto en el cargo, Justino Medrano, el pasado 8 de marzo. / Rodrigo Jiménez

El nuevo Consejo Rector de la entidad ha negociado la salida del expresidente de la sociedad remolachera

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJO

Tras más de dos semanas de negociaciones, finalmente fue este viernes cuando los representantes del nuevo Consejo Rector de la cooperativa azucarera Acor y su anterior presidente, Carlos Rico, alcanzaron un acuerdo por el que este último firmó su salida de la sociedad como trabajador.

Tras perder las elecciones el pasado 8 de marzo en favor de la candidatura que encabezaba Justino Medrano, Rico solicitó la reincorporación a su anterior puesto de trabajo como director de Servicios Agronómicos de la sociedad aunque desde ese mismo momento se intentó pactar su salida, según fuentes de Acor, al entender que «era lo mejor para todos, también para él».

De este modo, Carlos Rico cierra una etapa de 22 años como trabajador de la cooperativa de los cuales, los últimos 16 ha estado ocupando la presidencia de la cooperativa tras haber sido elegido por los socios en cuatro ocasiones para ese cargo.

Puestos en contacto con el expresidente, declinó hacer declaraciones sobre un asunto que considera «personal» aunque confirmó que había llegado a un acuerdo con la cooperativa para poner fin a su etapa laboral en Acor.

Máximo, dos mandatos

El de Rico no es el único cambio que se ha experimentado en la plantilla de la cooperativa desde que se hiciera cargo de ello el equipo que preside Justino Medrano. En el seno de la sociedad se ha aprovechado además el momento para realizar algunas jubilaciones del personal más veterano.

Además, la idea del nuevo Consejo Rector es preparar una serie de modificaciones que serán sometidas a votación en la Asamblea General del mes de diciembre. En primer lugar, quieren limitar los mandatos de los miembros de la cúpula a un máximo de ocho años, según fuentes de la cooperativa, algo que se ajusta, en definitiva, a lo que la candidatura alternativa defendió durante la campaña electoral.

Otra de las medidas que se van a someter a votación tienen que ver también con la promesa de contratar a un consejero delegado que defienda la labor ejecutiva de la cooperativa. Los detalles están aún pendientes de ser confirmados y lo que apuntan desde Acor es que tendría que ser un miembro del Consejo Rector votado por los socios pero, según añaden estas mismas fuentes, «debería ser alguien con unas condiciones muy especiales de gestión», por lo que cada vez va tomando más fuerza la posibilidad de contratar a alguna persona externa a la cooperativa. «Se trata de encontrar a un profesional que haga las veces de director general, una persona preparada para ese puesto y que se encargue de gestionar. Luego habría que delimitar las funciones del presidente y del director general y que ambos cargos se respeten», aseguran. Este asunto se reserva, igualmente, para la Asamblea General de final de año.

De momento, no se contemplan más salidas de la cooperativa aunque se va a continuar revisando toda la organización.

Temas

Acor