Castilla y León recibirá en Semana Santa un 7% más de turistas que hace un año

Procesión de la Estrella, en Ávila./ICAL
Procesión de la Estrella, en Ávila. / ICAL

En 2018 llegaron a la comunidad 300.000 foráneos que no solo disfrutaron de las procesiones religiosas

ISABEL MARTÍNÁvila

La comunidad de Castilla y Léon recibirá un 7% más de turistas en Semana Santa en relación con 2018. Se espera que 300.000 viajeros visiten la región durante estas fechas y que tengan lugar alrededor de 1,5 millones de pernoctaciones. Aunque las previsiones son estimativas, y desde la «prudencia», el director general de Turismo de la Junta de Castilla y León, Javier Ramírez Utrilla, aseguró que la previsión es «positiva» según le han transmitido los distintos agentes de los sectores empresarial y hostelero.

La Semana Santa constituye una de las citas turísticas «más importantes del año» en la región. El reconocimiento de la Semana Santa como Fiesta de Interés Turístico Internacional de ocho localidades es uno de los grandes atractivos que Ramírez Utrilla destaca al hablar de movimiento de visitantes. De hecho, reconoce que la Junta de Castilla y León está realizando una promoción especial «para atraer turistas internacionales» que, además, son «turistas que repiten» sus visitas a la región «a lo largo del año». Además, la comunidad cuenta con otras ocho localidades con una Semana Santa reconocida como Fiesta de Interés Turístico Regional y otras cuatro, como Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Otro de los objetivos de la Consejería de Turismo es «extender el efecto turístico de la Semana Santa a los diez días» que duran las celebraciones, en lugar de centrarse en tan solo las festividades clave, entre el Jueves Santo y el Domingo de Resurrección. De esta manaera

Perfil del turista

El perfil del turista de Semana Santa ha evolucionado en los últimos años, así como su comportamiento: las reservas se hacen más tarde y el tiempo influye también en la afluencia de público foráneo a las procesiones.

Según Ramírez Utrilla, frente a un perfil de visitante que tradicionalmente acudía a Castilla y León por el reclamo del valor cultural, artístico, espiritual y religioso, en la actualidad la motivación del viajero «se ha ido generalizando», de forma que estos acuden también a eventos y se acercan a la región atraídos por la oferta gastronómica y de turismo rural. Su impacto se traducirá en la creación de 8.770 puestos de trabajo durante esta Semana Santa en Castilla y León, según las previsiones de Ranstad; unos 600 más que el pasado año.

La potencia del turismo rural en los últimos años en periodos tan destacados como la Semana Santa se materializa en el nivel de ocupación de los alojamientos rurales. En el caso de la Sierra de Gredos, una de las zonas con más alojamientos en la zona rural de la región, se prevé una ocupación de prácticamente el cien por cien para esa semana, según informan desde Asenorg (Asociación de Empresarios Gredos Norte). El lleno total se repetiría un año más, según las mismas fuentes.

 

Esfuerzo de las cofradías

El director general de Turismo de la Junta reconoce el «esfuerzo» tan «grande» que hacen tanto las juntas de Semana Santa como las cofradías por transmitir no solo el valor espiritual de la celebración, sino también la vertiente turística y cultural.

La Junta de Castilla y León ha repartido este año 255.000 euros entre las juntas de cofradías que forman parte de fiestas de interés turístico regional, nacional e internacional con el objetivo de «apoyar» la labor de estas entidades para de mejorar y cuidar sus procesiones y reconocer su arraigo y la «fuerza de atracción» que tienen para los visitantes.