Clemente, un error de cálculo que amenaza la unidad de Ciudadanos

La candidatura de Silvia Clemente a liderar a los naranjas en Castilla y León ha generado un hondo malestar en las bases, camino de la división del partido

Clemente, un error de cálculo que amenaza la unidad de Ciudadanos
Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Lo de Albert Rivera con Silvia Clemente ha sido un error de cálculo. El desembarco en Ciudadanos de la ex 'popular' y expresidenta de las Cortes de Castilla y León más que un fichaje estrella en el mercado de invierno, con las elecciones autonómicas a la vuelta de la esquina, ha sido una tormenta política de calado nacional. Y es que la estrategia que ha emprendido Rivera, firmando políticos del PP y del PSOE desencantados con sus partidos o con las aspiraciones políticas que les marcan, ha levantado en armas a los afiliados naranjas, especialmente a todos aquellos que creen en que su formación está en el plano político para ser una alternativa al bipartidismo y a sus «enfermedades».

Ante la llegada de Clemente, que dos días antes era la número dos del PP de Castilla y León en responsabilidad política, otros afiliados han presentado batalla, como es el caso de Francisco Igea, quien ha cambiado de planes y ha abandonado su más que probable cargo de diputado en el Congreso por el de aspirante a encabezar la lista de Ciudadanos a la Junta. Este paso fue la confirmación de la profunda herida causada por Rivera y Clemente.

Si bien, aunque las voces discordantes con la decisión se han escuchado alto y claro –«Silvia Clemente no me representa», afirmó la líder municipal Gloria Bañeres-, es difícil saber si los afiliados que rechazan la postura del aparato son suficientes para evitar que Clemente gane las primarias del próximo día 9 de marzo. Lo que sí que está claro es que son demasiados (cuatro) los que han salido a disputar una carrera en la que la que Clemente cuenta con una sólida ventaja, gracias al apoyo oficial del partido.

En este caso, el dicho de divide y vencerás no puede ser más desacertado. A más contrincantes, más opciones de que la favorita de Rivera, y de todos aquellos que saben que para vivir de la política hay que seguir la línea oficial que marca el partido, se lleve la victoria.

Aún y con eso, el resultado electoral puede ser el esperado, pero dentro del partido se habrá abierto una grieta difícil de ocultar. Así se ha visto cómo Gloria Bañeres (especialmente) y Josu Ortego (en petit comité) han mostrado su descontento con la llegada de Clemente, mientras que José Ignacio Delgado o Vicente Marañón, entre otros, han dado un voto de confianza a la ex 'popular', marcando las discrepancias en el seno local. Es por esto que las primarias en Castilla y León marcarán el futuro de unos y de otros en los respectivos ayuntamientos de toda la comunidad.