La comisión del HUBU se da por finalizada sin conclusiones y la oposición baraja acudir a la Fiscalía

Hospital Universitario de Burgos/BC
Hospital Universitario de Burgos / BC

Se ha cerrado con falta de acuerdo entre el PP y la oposición, por lo que quedará «latente» hasta el final de la legislatura

EUROPA PRESS

La Comisión de Investigación de las Cortes en torno a los sobrecostes en la construcción y la adjudicación del Hospital Universitario de Burgos (HUBU) se ha dado por cerrada este jueves con la falta de acuerdo entre el PP y los grupos de la oposición en las conclusiones de la misma, por lo que quedará «latente» hasta el final de la legislatura.

Sin embargo, la oposición -que ha acordado unas conclusiones entre todos los grupos que la conforman- baraja acudir a la Fiscalía y que la justicia investigue las circunstancias de la adjudicación y construcción de la infraestructura ante las irregularidades y las sospechas de «ilegalidad» que IU considera que pudo haber y otras cuestiones que no hayan podido encontrar por falta de ayuda para entender una «farragosa» documentación como señala el PSOE.

En concreto, la viceportavoz del Grupo Socialista, Mercedes Martín, tras considerar que el hecho de que la comisión quede así, pone de manifiesto la necesidad de acabar con una política «caduca» y «oscura», de «caciqueo de mesa camilla», ha expresado «cierta desolación» que después de casi dos años y medio de trabajo el PP no haya hecho «el más mínimo esfuerzo de autocrítica» ni ha tendido la mano para unas conclusiones.

Más información

Frente a ello, ha recordado que los cuatro grupos de la oposición, a pesar de «muchas diferencias», han sido capaces de «trabajar con rigor y generosidad» en un documento de conclusiones velando por la ciudadanía mientras el PP «demuestra un espíritu claro de arrogancia, prepotencia» y no cree en la «potencia de la democracia sino que la utilizan».

Así, considera que el PP «en solitario» lleve a cabo sus conclusiones significa que «no quieren aclarar nada» y que hay «mucho que ocultar» en un proceso que considera «oscuro» desde el inicio, «cargado de irregularidades» y que sospecha que puede haber «mucho más» de lo que son capaces de descubrir en la comisión dados los «instrumentos y cortapisas» que han tenido, sin asesoramiento técnico y una documentación «farragosa» difícil de consultar sin personas cualificadas y expertas que pudieran instruirles.

Martín se ha reafirmado en que en el HUBU se produjo un «error político» de elección de un modelo «ruinoso» para la Comunidad y que hubo «todo un acúmulo de despropósitos» pero el PP ha priorizado «tapar sus vergüenzas», por lo que considera que «sólo cabe llevar informe a la Fiscalía Anticorrupción» para que actúe y valore como considere.

«Maniatados»

En una línea similar se ha expresado el procurador de IU-Equo, José Sarrión, quien ha asegurado que lo que ha pasado era lo previsible, que no ha habido posibilidad de acuerdo en una comisión «maniatada y sojuzgada desde el primer día» en la que el PP ha hecho «lo imposible» para que la oposición no pudiera hacer su trabajo.

Sarrión ha explicado que la oposición tiene unas conclusiones claras y reflejan que han estado ante un «inmenso coladero de dinero público» a favor de los empresarios «amigos» del PP y la obra del HUBU está «plagada de irregularidades e incluso de alguna presunta ilegalidad» y por lo tanto cree que lo que no han conseguido en la comisión lo deben dictaminar los juzgados «en algún momento».

Por su parte, el portavoz de Sanidad del Grupo de Ciudadanos, Manuel Mitadiel, considera que la comisión ha finalizado de la misma manera que ha transcurrido, «hablando dos idiomas absolutamente distintos», el PP sin hacer ejercicio de «autocrítica» de una obra «disparatada» tanto en ejecución como en resultados económicos y, por otra parte, una oposición que ha ejercido una crítica que creen que responde a la «realidad» de un proceso que desde el principio ha sido «un inmenso desastre».

El procurador de Cs ha apuntado que después de varios meses de trabajo no han conseguido que el PP reconociera que ha cometido «muy graves errores» de gestión, que han causado «serios perjuicios» a la Administración y que este modelo, «al menos» en su ejecución en Castilla y León, «no ha mejorado en absoluto« el modelo presupuestario tradicional de construcción de obras sino que lo que ha conseguido es ser «infinitamente más caro, menos controlado y no de mejor calidad que las que ha hecho Sacyl».

Conclusiones del PP

Por su parte, el vicepresidente del Grupo Parlamentario Popular, Ángel Ibáñez, ha reiterado sus 45 conclusiones basadas en documentación «ingente» presentada «de forma transparente» por la Junta y en las declaraciones de 63 comparecientes que pasado por Comisión.

Así, ha concretado que concluyen que el HUBU el hospital y la atención son públicos y no se puede hablar de «privatizado» o semiprivatizado« como ha dicho la oposición.

Asimismo, considera que no han existido sobrecostes sino un incremento de la superficie de la obra, que se ha incrementado un 30 por ciento y el volumen la inversión en equipamiento, que lo ha hecho en un 120 por cien, lo que ha ocasionado una modificación del contrato en un 37 por ciento, todo ello en base a modificaciones se han hecho conforme a criterios técnicos y jurídicos y al interés público que marca la ley.

Respecto al modelo, ha indicado que los modelos de colaboración público privados «no son buenos ni malos de por sí» como se ha manifestado por los comparecientes, sino que dependen de la gestión y, en el caso de Burgos, ha sido «positiva, buena» y de no haber utilizado este modelo incluso «no habría hospital», un centro del que en Burgos están orgullosos y tiene un funcionamiento «satisfactorio».

Ibáñez ha apuntado que la comisión quedará «latente» hasta que acabe la legislatura, ya que ve «difícil» que se pongan de acuerdo para celebrar alguna reunión más.