«Los daños de los jabalíes nos tienen en un sinvivir»

Una familia de jabalíes, formada por la madre y cuatro jabatos, cruza una carretera./Andreu Dalmau
Una familia de jabalíes, formada por la madre y cuatro jabatos, cruza una carretera. / Andreu Dalmau

Los agricultores pasan las noches en vela para evitar que los animales se coman las tierras sembradas de maíz

S. G. R.

«Sembramos las tierras de maíz y por la noche los jabalíes cogen la línea de siembra y la levantan. Esto es un sinvivir». Así resume Álvaro Díez, agricultor de Santa Eulalia de Tábara (Zamora), la situación que están viviendo en toda la zona y que les está causando «daños muy importantes» desde el punto de vista económico y en el retraso de las propias siembras. Solo el año pasado, Agroseguro pagó más de 92.000 euros por los desperfectos de los jabalíes. «Las alfalfas y los trigos también sufren los daños de las manadas de ciervos pero ahora los más importantes son los de jabalíes. Así es imposible, hay gente que ha tenido que resembrar las tierras de maíz varias veces», comenta este agricultor.

Llegada esta situación, los profesionales del campo se han organizado para aplicar algunas medidas con las que evitar esos perjuicios aunque las opciones no son muchas, más allá de hacer ruidos con los tractores o utilizar focos durante la noche. «Atajamos poco o nada», mantiene, «andamos medio sin dormir, te quedas un rato por la noche o vas a las dos de la mañana y no ves nada, y a la mañana siguiente la tierra está levantada». Se sienten impotentes y por eso apelan a la caza y a los permisos excepcionales que se autorizan para atajar los daños en los cultivos. «Estos permisos tenían que concederse en el acto, que cuando el presidente del coto vaya a solicitarlo se venga con él como mucho en 24 horas porque lo que no tiene sentido, y poco vale, es que tarden más de 15 días o un mes».

Estado en el que queda la tierra sembrada después del paso de un jabalí.
Estado en el que queda la tierra sembrada después del paso de un jabalí. / S. G.

En la localidad vallisoletana de Pollos «los jabalíes están haciendo mucho daño, hay gente que está resembrando»

La teoría de Álvaro Díez es que una vez que una tierra está muy tocada «lo mejor es levantarla entera y eso supone un retraso y unos gastos. Una hectárea de maíz tiene unos gastos de 1.500 euros y si faltan plantas y no se nace el cultivo al 100%, ¿quién cubre esos gastos?». Esta circunstancia ya ha sido denunciada por la organización agraria UPA-Zamora que califica de «límite la situación que sufren los agricultores de esta zona de la provincia, que pasan las noches al sereno para salvaguardar sus parcelas, especialmente de maíz».

Pero los daños que provoca esa fauna salvaje en los cultivos no es algo exclusivo de tierras zamoranas. En la localidad vallisoletana de Pollos están viviendo una situación similar. «Los jabalíes están haciendo mucho daño, hay gente que está resembrando», comenta el agricultor, Rafael Santos. Como su caso, otros vecinos dicen que les ocurre lo mismo: «Salgo por las noches a dar una vuelta y es ya más una cuestión de amor propio porque sabes que has pasado tú y ellos vienen detrás». Asegura que esta misma semana en su perforación se mató un jabalí. «Aquí la Junta Agropecuaria Local solicitó las esperas nocturnas a la Junta el 1 de febrero y se concedió el día antes de Jueves Santo». Entiende que este año se ha tardado más que en otras ocasiones, «por todo lo que ha sucedido con el tema de la caza y las sentencias del Tribunal Superior de Justicia».

Piden anular el acuerdo con la Federación de caza

El Procurador del Común, Tomás Quintana, ha instado a la anulación del acuerdo entre la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y la Federación de Caza de Castilla y León, suscrito el 30 de mayo de 2017, para la realización de actividades de control poblacional de especies cinegéticas. Según ha informado en un comunicado la Unión Nacional de Asociaciones de Caza (UNAC), tras estudiar el acuerdo, el Procurador ha considerado que debe ser anulado «al suponer un incumplimiento flagrante» de diferentes preceptos legales. Requiere a la Consejería a que se proceda a la aprobación de los planes cinegéticos de los cotos regionales de caza.