Así han vivido los vecinos de la localidad palentina de Villarramiel el reparto anónimo de sobres con dinero en sus buzones

El marido de Iris, una de las vecinas que ha recibido un sobre, habla con una reportera de la televisión nacional sobre el suceso. / Foto y vídeo: Antonio Quintero

Los beneficiarios aseguran que el altruista desconocido ha repartido unos 1.000 euros en el municipio palentino

Marco Alonso
MARCO ALONSOVillarramiel

Facturas. Eso es lo que uno espera encontrarse cuando abre el buzón de casa, pero una quincena de vecinos de Villarramiel han descubierto algo mucho más agradable que cartas del banco cuando han ido a revisar la correspondencia en los últimos días. Y es que, una persona anónima ha metido billetes en sobres y los ha repartido entre varias viviendas de esta localidad palentina, en la que sus 800 habitantes están viviendo con perplejidad la aparición de este desprendido benefactor, que se ha convertido en el protagonista de todas las conversaciones.

Noticia relacionada

Todos los vecinos que han sido agasajados con este inesperado premio lo han recibido de la misma forma: un pequeño sobre marrón escondía en su interior el dinero, que en unos casos era un billete de 50 euros y, en otros, uno 50 y otro 20. Algunos han recibido hasta dos de estos 'sobres sorpresa' y la condición para ser 'beneficiario' de este obsequio de procedencia misteriosa no parece responder a ningún patrón, ya que entre los 'agraciados' se encuentra una amalgama heterogénea de personas jóvenes, de mediana edad, mayores, trabajadores y pensionistas que solo tienen una cosa en común: no tener ni la más remota idea de quién ha podido hacerles semejante presente.

Iris muestra su sobre.
Iris muestra su sobre. / Antonio Quintero

Algunas, como Iris Enríquez, ven este extraño suceso como un acto una justicia divina. «Esto ha sido el señor, que sabe que aquí hay mucha gente que lo necesita y ha mandado a alguien a repartir bendiciones», explica Iris, pese a que su marido se muestra mucho más escéptico. «Ha tenido que ser alguien que no está bien de la cabeza porque esto no lo hace alguien en su sano juicio. Lo primero que hice fue llamar a los guardias, aunque si llega a ser un millón de euros no había dicho nada», explica con humor el marido de Iris que, como varios de los vecinos que han recibido estos sobres, puso en conocimiento de la Guardia Civil el hallazgo de su mujer que, a diferencia del resto de afortunados, apareció en la cesta de su bicicleta junto a un mensaje dirigido a ella en el que se podía leer la palabra 'Princesa' y dos corazones.

Iris no ha gastado el dinero que le ha llovido del cielo, por si el anónimo benefactor recapacita y se arrepiente de su inusual gesto, pero no todos los agraciados han reaccionado de la misma forma y otra de las vecinas, María Luisa Mas, ha querido repartir los cincuenta euros que le metieron bajo la puerta de su casa con sus familiares más cercanos. «Solo echo la Lotería en Navidad porque no me da para más. Nunca me ha tocado en diciembre y me ha tocado ahora, en marzo.Se lo voy a dar mis hijos y a mi nieta para que tomen una cerveza a mi cuenta», explica.

Solo Iris y María Luisa han recibido un mensaje junto al dinero y en el sobre de María Luisa se podía leer 'La reina de la casa', un mensaje que deja entrever que el enigmático bienhechor conocía a esta vecina que es, en realidad, la reina de su casa desde hace muchos años. «¿Quién va a ser la reina si estoy yo sola?», repetía esta vecina a la que este suceso le ha generado mucha incertidumbre. «Tengo miedo porque en 13 años no me ha salido novio y ahora me mandan un mensaje en el que me llaman reina y me dibujan un corazón», apunta.

Este aparente acto de altruismo aleatorio ha generado desconfianza en muchos de los 'agraciados', que lo primero que hicieron al recibir su sobre fue acudir al banco para saber si el dinero era falso. Al ver que los billetes eran de curso legal, no fueron pocos los que acudieron a la Guardia Civil para descartar que la numeración coincidiera con la de algún atraco o hecho fraudulento. Y es que, un acto como este genera recelos en buena parte de los beneficiarios, especialmente en uno de ellos, Eleuterio. «Esto es una cosa que me ha disgustado. Me parece tan ilógico, tan tonto, tan bobo, que no tiene explicación. He sido víctima de que me han dejado 50 euros en un sobre», asegura enfadado.

Unos ven este gesto como un acto divino y otros se consideran víctimas de él. Dice el refranero que nunca llueve a gusto de todos y este extraño suceso lo corrobora, ya que esta lluvia de billetes en Villarramiel no ha sido acogida con agrado por todos los vecinos, que han visto como su buzón tornaba en cajero, tanto que hasta María Luisa llega a confundir ambos términos. «Dicen que ha dado mil euros. A unos les ha dado 50; a otros, 200; a otros, 100 y lo suele meter siempre en el cajero», explicaba nerviosa a la prensa María Luisa que, después de esto, equivocaba un buzón con un dispensador de dinero.