Inquietud entre las casi 200 empresas de la comunidad que venden en Argentina e Irán

Inquietud entre las casi 200 empresas de la comunidad que venden en Argentina e Irán

Renault Motores envió en 2017 cien mil unidades al país andino y otros tantos a la república islámica

Ni Argentina ni tampoco Irán son destinos preferenciales de los productos fabricados en Castilla y León pero sobre ambos países, en especial el latinoamericano, han puesto el foco un puñado de empresas de la comunidad en los últimos años, para protegerse de la crisis y al calor del auge del comercio exterior. El año pasado fueron 140 las compañías de la región que exportaron al país andino, frente a las 105 de 2013. De ellas, una treintena son consideradas exportadoras regulares (cuatro años consecutivos). En cuanto a la república islámica, las 50 empresas exportadoras de la región en 2017 suponen 28 más que cuatro años antes. Once venden sus productos en la nueva bestia negra de Donald Trump de manera habitual.

Las ventas castellanas y leonesas en Argentina se encuentran en cifras récord.El año pasado ascendieron a 87,3 millones de euros, el doble que en 2009 y el 61% más que en 2016. La balanza comercial de la comunidad con el país del cono sur cuyo presidente, Mauricio Macri, ha pedido ayuda al Fondo Monetario Internacional es positiva, ya que las importaciones supusieron 41,5 millones, con un crecimiento anual del 25,6%.

Bastante más reducidas son las cantidades en lo que se refiere a Irán, un país que el año pasado recibió exportaciones de la región por valor de 20,6 millones, pero el ejercicio anterior apenas había recibido 3,6 millones. Como destino es, fundamentalmente, fluctuante e inestable, ya que tan pronto arroja unas cifras de 34,6 millones (en 2008) como estas caen a los 8,4 millones de 2015 o los citados 3,6 de 2016. La importaciones, que entre 2013 y 2016 encadenaron cuatro años de incrementos hasta alcanzar los 9,4 millones, el año pasado cayeron a 310.000 euros, con lo que la cobertura superó el 350%, según la información proporcionada por el ICEX.

Tan cierto como que la apuesta por el comercio exterior ha servido a muchas empresas para sortear los rigores de la crisis lo es que estas han sabido diversificar los lugares donde poner 'los huevos', como solución para diluir el riesgo de que se rompa 'la cesta'.

Empresas de todo tipo

La principal empresa exportadora de Castilla y León, Renault, mantiene relaciones comerciales con ambos países, pero ninguno de los dos países es destino preferencial. Ni Captur, ni Kadjar, ni Mègane se verán afectados en sus producciones por la situación de Irán o de Argentina. Ahora bien, no pasa lo mismo con la planta de Motores, que registró el año pasado un incremento del 50% en las ventas en la país islámico. De las 165.000 unidades que se montan en los modelos Tondar 90 (Logan) y Sandero no todos están fabricados en Valladolid, pero sí en torno a cien mil.

Algo parecido ocurre con Argentina, donde Renault envía al año cerca de otros 100.000 motores. Las ventas de los modelos españoles son poco significativas en ambos países. En 2017 se vendieron en Argentina 8.155 Renault Captur y 83 Mègane III.

Ejemplos de empresas de la comunidad que exportan a Irán son Cerámicas Gala, Europac, la antigua Chrystal Pharma, ahora Amri, Soria Natural, Cytognos o Saint Gobain-La Granja, según la información recogida en el directorio de empresas exportadoras del Consejo de Cámaras de Comercio.

Argentina, por su parte, compra productos al Grupo Antolín, Técnicas Reunidas, Nicolás Correa, Amri, Saint Gobain, Cerámicas Gala, así como a otras más pequeñas como Trofeos Pallart, Caldos del Norte, Bodegas Liberalia, Nober Sport o Desguaces San Cristóbal.

Argentina ocupó el año pasado el puesto número 25 del ranking de destinos exportadores de la comunidad; y el 30 en cuanto a los importadores. Las ventas a ese destino representaron apenas el 0,5% del total de Castilla y León al mundo; y las compras, el 0,3%.

León a la cabeza

Por provincias y según informa Ical, las exportaciones a Argentina en 2017 partieron fundamentalmente desde León, con 51,74 millones de euros; seguida de Burgos, con 18,6, Valladolid, con 12,41, y Palencia, con 3,5. Las importaciones llegaron sobre todo a León, 21,7 millones; Palencia, 16,5; Burgos, 1,5; y Salamanca, algo más de un millón.

La sección que acaparó la inmensa mayoría de las exportaciones de la comunidad el año pasado fue la de máquinas y aparatos y material eléctrico, con 52,6 millones de euros, seguida por los 7,8 millones en material de transporte, los 8,6 de productos de las industrias químicas y conexas; 3,7 de metales comunes y sus manufacturas, y 3,5 de pastas de madera. Las importaciones se concentraron en productos del reino vegetal, con 22,2 millones; y animales vivos y productos del reino animal, con 18,5 millones.

Por partidas, destacaron en las exportaciones los 23,3 millones de grupos electrógenos y convertidores rotativos eléctricos; los 15,6 millones de árboles de transmisión; y los 8,2 de motores y máquinas motrices. En importaciones, sobresalieron las de hortalizas de vaina secas, con 21,5 millones; y los crustáceos comestibles, con 17,5 millones.

Temor a posibles sanciones

En Irán, además de motores, Castilla y León vendió el año pasado fibras y tejidos; productos farmacéuticos;químicos orgánicos;neumáticos; y máquinas y aparatos mecánicos.

Los motores de la planta de Renault supusieron ocho de los veinte millones exportados a la república islámica, lo que colocó a Valladolid como primera provincia exportadora, con un 10,5 millones de euros. Burgos envió productos por valor de 7,7 millones y León, por 2,1 millones.

Las comunidades que más comercian con Irán son Cataluña (113 millones exportados el año pasado)y el País Vasco (102,7 millones). Junta suponen casi la mitad de los 440 millones exportados por el conjunto de España.

El restablecimiento de las sanciones estadounidenses a Teherán pone a las empresas europeas, algunas de las cuales han apostado mucho por Irán, en una situación delicada ya que temen que, de rebote, lleguen sanciones. El acuerdo roto por Trump, firmado en Viena en julio de 2015, levantaba una parte de las sanciones internacionales contra Teherán, lo que abrió a las empresas europeas nuevas perspectivas en ese prometedor mercado de alrededor 80 millones de habitantes. Airbus, Siemens, Total, PSA (Peugeot Citroen), Fincantieri... Numerosas multinacionales lanzaron inmediatamente proyectos en Irán.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos