La Junta y la Guardia Civil investigan el envenenamiento de 14 aves en Soria

Imagen de archivo de dos cigüeñas./José Manuel Boy Carmona
Imagen de archivo de dos cigüeñas. / José Manuel Boy Carmona

Los agentes medioambientales de la Junta han desarrollado del 4 al 9 de abril una operación conjunta

El Norte
EL NORTEValladolid

La Junta de Castilla y León y la Guardia Civil han abierto una investigación para conocer el origen de un envenenamiento con carbofurano de catorce aves en el entorno de Soria capital, entre ellas cuatro milanos reales, especie protegida en peligro de extinción, y un alimoche, también «vulnerable».

Según ha informado este viernes la delegación territorial del Gobierno autonómico en Soria, los agentes medioambientales de la Junta han desarrollado del 4 al 9 de abril una operación conjunta en la que se ha procedido a la localización y posterior levantamiento de doce cadáveres de aves.

Los primeros análisis de las 12 aves que durante estos últimos días han aparecido muertas en las inmediaciones de Soria y Golmayo apuntan a que la causa de la muerte ha sido por envenenamiento con carbofurano.

Las necropsias que se están realizando en el Centro de Recuperación de Animales Silvestres de Burgos han mostrado restos de esta sustancia en los buches y estómagos de las aves muertas, junto con restos del alimento que presuntamente actuó como cebo: restos de pescado, vísceras y grasas.

Dichas muestras serán remitidas durante las próximas semanas al laboratorio toxicológico de la Universidad de Murcia para su confirmación oficial.

El carbofurano es una sustancia catalogada como 'muy tóxica' y se ha demostrado que ha sido utilizada a lo largo de los últimos años en acciones de envenenamiento de fauna.

Por el momento continúan las investigaciones para determinar el origen de los hechos.

En concreto, los agentes medioambientales han localizado cuatro cadáveres de milano real (Milvus milvus), especie protegida en peligro de extinción; seis de milano negro (Milvus migrans) y dos de cigüeña blanca (Ciconia ciconia).

Además, se han recogido vivos un alimoche (Neophron percnopterus), especie también protegida en la categoría de «vulnerable», y una cigüeña blanca, que se recuperan actualmente en el Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS) que la Junta de Castilla y León tiene en Burgos.

La tarde del 4 de abril se encontraron los dos primeros milanos negros, aún vivos, en dos calles de Soria capital, tras el aviso de vecinos de la zona, y fallecieron en escasos minutos.

A la mañana siguiente, la llamada de otro ciudadano alertó de la existencia de un milano real agonizante en el paraje de Los Royales, en Soria, que fallecía antes de llegar los agentes medioambientales y la Guardia Civil al lugar.

También se recogió esa mañana, en la zona de Los Pajaritos, una cigüeña viva que permanece en recuperación en el CRAS de Burgos.

Estando aún en el proceso de recogida se recibió otra alerta del personal de la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos de Soria, en el término municipal de Golmayo, comunicando el hallazgo en la misma de un alimoche que no volaba.

Tras la rápida actuación de los agentes medioambientales y de la Guardia Civil el alimoche se recogió y se trasladó inmediatamente para su tratamiento urgente a una clínica veterinaria de la capital.

De acuerdo con al 'Plan de acción para la erradicación del uso ilegal de cebos envenenados', la Junta ha activado el Protocolo de actuación en casos de posibles envenenamientos de fauna silvestre, procediéndose a realizar inspecciones por la zona afectada.

Esa misma tarde del día 5 se encontró otro milano negro y una cigüeña muertos en el paraje de Los Royales, en la capital, y en días posteriores otros tres milanos negros, tres milanos reales y otra cigüeña en la misma zona.

Por todo ello, se solicitó la presencia de la Patrulla cinológica de la Guardia Civil, especialista en la detección de venenos.

El día 10 de abril un operativo de la Guardia Civil y del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta recorrió las zonas afectadas en busca de otros animales y posibles restos de cebos envenados.