La Junta ha incrementado el 5,7% el presupuesto de atención a la infancia

Alicia García, a la izquierda, en su visita a la Escuela Castilla esta mañana. Antonio Quintero

La Consejería de Familia atendió durante el año pasado a 42.100 menores

EL NORTE Palencia

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidad, Alicia García, informó hoy de que la Junta incrementó en 5,7 millones su presupuesto en atención a la infancia desde el inicio de la presente legislatura hasta la actual, al pasar de los 51,3 millones a los 57. Este presupuesto y el conjunto de actuaciones desarrolladas permitieron que en 2017 más de 42.100 menores se beneficiaran de los diferentes programas de promoción de los derechos de la infancia, prevención y protección y tutela de menores.

De todos ellos, explicó, cerca 22.000 fueron atendidos por el sistema de protección a la infancia para prevenir situaciones de riesgo de desamparo y desprotección. Además, 13.400 menores participaron en programas de prevención y cerca de 8.600 fueron protegidos por el sistema. A estos hay que sumar más de 20.000 menores que participaron en programas orientados a la difusión y promoción de los derechos de los niños.

En su visita a Palencia, Alicia García subrayó que es objetivo ofrecer apoyo a las familias para que los niños y jóvenes puedan seguir viviendo con ellas, para lo que se cuenta con el ‘Programa de Intervención Familiar’, integrado en la Red de Protección a las familias, que permitió atender a 7.560 menores evitando que tuvieran que abandonar sus hogares, Además, el programa ha incrementado su presupuesto para el periodo 2017-2019 un 7,6 por ciento para alcanzar los 17,5 millones de euros.

Por otro lado, en los casos más severos, en los que la Junta abre expediente de protección, fueron 1.959 menos los que fueron atendidos durante el pasado año, de los que 1.488 tuvieron que ser tutelados por la Adminsitración.

Los Servicios de Protección a la Infancia de la Junta de Castilla y León recibieron en 2017 un total de 1.478 notificaciones. 821 de estas notificaciones generaron investigaciones por corresponder a posibles casos de desprotección y el resto no eran casos de desprotección, sino que se trataba de otras necesidades atendidas a través de otros recursos.

Respecto al origen de estas notificaciones, el mayor número procedió de corporaciones locales, en casi un 30 por ciento; del Ministerio Fiscal en casi un 20 por cien, seguido de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en más de un 17 por ciento de los casos; del Sistema Sanitario en un 7 por cien, de resoluciones judiciales un 5,7 por ciento, de vecinos, familiares y de los propios menores en un 3,4 por ciento, y del Sistema Educativo en un 2,6 por ciento.

En lo relativo a las causas de desprotección que motivaron la apertura de expedientes de protección, destaca la negligencia física, falta de atención de las necesidades básicas del niño como alimentación, vestido o higiene, en un 26,6 por ciento de los casos; seguida de la negligencia psíquica, la falta persistente de respuesta a las señales, emociones y conductas efectuadas por el niño, en un 20 por ciento; el modelo inadecuado por parte de los padres casi un 11 por cien, maltrato físico en un 7,4 por ciento, y el imposible cumplimiento de las obligaciones parentales, en algo más de un 7 por cien de los casos.

En los casos en los que los menores se ven obligados a separarse de sus padres la Consejería apuesta por el acogimiento familiar, especialmente en los menores de tres años. A 31 de diciembre de 2017 los menores de tres años en acogimiento residencial eran 14, mientras que otros 140 estaban con una familia, según informó la titular autonómica del ramo, quien concluyó al informar de que en 2017 se entregó la guarda con fines adoptivos de 34 menos y otros 27 niños llegaron de otros países.

 

Fotos

Vídeos