Justino Medrano se convierte en presidente de Acor

Justino Medrano (derecha) recibe la felicitación de Carlos Rico tras conocer los resultados./Rodrigo Jiménez
Justino Medrano (derecha) recibe la felicitación de Carlos Rico tras conocer los resultados. / Rodrigo Jiménez

El agricultor vallisoletano ha recibido 1.159 apoyos de los socios frente a los 787 de Carlos Rico

SONIA ANDRINO

Tres minutos antes de las tres de la tarde, Justino Medrano se ha convertido en el nuevo presidente de la sociedad cooperativa Acor y lo ha hecho tras recibir 1.159 votos en las elecciones celebradas a lo largo de la mañana de hoy, frente a los 787 de su rival, el hasta hoy presidente Carlos Rico, que ha estado al frente de la cooperativa durante los últimos 16 años.

Noticias relacionadas

Entre aplausos y algún cántico de «presidente, presidente», firmaba ante la secretaria de la cooperativa y la notaria que ha supervisado todo el proceso de votaciones, su acta como nueva cabeza visible de la segunda mayor cooperativa de Castilla y León. «Me siento bien -decía inmediatamente después y visiblemente contento por el amplio respaldo cosechado- pero vamos, es la democracia. Creo que es un voto de renovación y lo más importante es que ha habido una gran participación». No en vano, desde que a las nueve y cuatro minutos de la mañana que se abrieron las urnas virtuales que la cooperativa había colocado en las instalaciones de la planta de biodiésel en Olmedo (Valladolid), han llegado a vivirse varios momentos de largas colas hasta que han pasado los 2.645 remolacheros que han participado en el proceso electoral. De ellos, el 56,7% de los apoyos llevaban el nombre de Justino Medrano frente al 38,5% de aquellos en los que se señalaba el del Carlos Rico.

Para Medrano, la diferencia entre los porcentajes significa que «el socio quería un cambio y es lo que hemos dicho siempre; el relevo es bueno», ha insistido antes de recordar que la rebaja el 60% del sueldo del presidente será lo primero haga en cuanto tenga ocasión aunque para ello alude a un análisis previo y completo sobre los números de la cooperativa.

«La casa es de todos»

Los dos candidatos se han estrechado la mano nada más conocerse el recuento y aunque «no hemos tenido tiempo para hablar mucho (con Rico)» Medrano ha insistido en que «la casa es de todos; no hay enfrentamientos ni nada» y se ha mostrado confiado de que «todo vaya bien». Sigue pensando que lo primero que hay que hacer es poner en marcha una auditoría, cuyo tiempo para que esté finalizada no se atreve a fijar, y «ver cómo estamos para fomentar la transparencia, la comunicación y la información para el socio». Él lo llama una «toma de contacto» pero siempre «con el socio como lo primero».

El recuento de los resultados de la votación se ha hecho púbico en el salón de actos de la planta de biodiesel, ante casi setenta agricultores y en un espacio prácticamente dividido por filiaciones. Las caras de sorpresa tras conocerse los datos eran prácticamente las mismas que las de alegría. La división entre las dos candidaturas se ha hecho notar no solo durante la semana de campaña sino hasta última hora. «Ha habido mucho miedo porque decían que nos queríamos cargar Acor pero aquí nadie se va a cargar nada», ha explicado Medrano. «Estamos ahí y viene gente con ideas nuevas pero al final hay un equipo de dirección y ya veremos cómo se van gestionando las cosas». De hecho, en la sala estaba el actual director general de Acor, José María Zarandieta, que ya ha mantenido una primera, aunque corta, conversación con el nuevo presidente. «No habrá cambios de la noche a la mañana», ha insistido el ya máximo representante de la sociedad ante de lanzar un mensaje de tranquilidad asegurando que «aquí no se acaba el mundo».

En su gestión asegura que va a contar con todos y ante la pregunta de si lo hará también con Carlos Rico la respuesta ha sido «por supuesto que voy a contar con Carlos Rico. Estamos abiertos a todo. Siempre he mantenido el diálogo con todos».

«Enhorabuena a los que han ganado»

Con ojos vidriosos, visiblemente afectado pero sereno, el presidente saliente abandonaba el salón de actos tras saludar a todos los componentes del nuevo consejo rector de Acor. «Esto es un juego democrático, hay que aceptar lo que viene y enhorabuena a los que han ganado», acertaba a decir en el pasillo. «Tenemos una cooperativa muy importante, que hay que defenderla entre todos, y aquí estamos los de antes y los de ahora con el mismo compromiso de sacarlo adelante».

Acompañado por su mujer y algunos de sus colaboradores más cercanos, el ya expresidente de Acor lanzaba un mensaje al nuevo equipo rector: «que se apoyen en el equipo técnico que tenemos porque es fabuloso y es lo que hemos hecho estos años. Nada más».

Y así ha dejado atrás 16 años de presidencia de la sociedad cooperativa de la que seguirá formando parte como socio y en la que ha firmado varios y diversos proyectos relacionados con la remolacha. «Qué pasa con los proyectos se verá después de hacer la auditoria completa y a partir de ahí, hablamos», decía al respecto Medrano. Lo primero ahora es terminar la contratación de siembra de remolacha para la próxima campaña. ¿Y cuándo va a llamar a Azucarera?, se le ha preguntado después. «La prioridad no es esa. Queremos que se mantengan las 25.000 hectáreas de remolacha y queremos hacer patria», ha respondido Medrano. «Luego ya hablaremos de otras cosas», ha sentenciado al final.