El nuevo jefe superior de Policía pide de Castilla y León «lealtad» y colaboración ciudadana

El nuevo jefe superior de Policía de Castilla y León, Juan José Campesino, recibe el bastón de mando tras tomar posesión de su cargo. Junto a él, la delegada del Gobierno, Virginia Barcones, y el director general de la Policía, Francisco Pardo./Gabriel Villamil
El nuevo jefe superior de Policía de Castilla y León, Juan José Campesino, recibe el bastón de mando tras tomar posesión de su cargo. Junto a él, la delegada del Gobierno, Virginia Barcones, y el director general de la Policía, Francisco Pardo. / Gabriel Villamil

Barcones subraya que es un profesional «bueno» y destaca que la Policía está en «muy buenas manos»

El Norte
EL NORTEValladolid

El nuevo jefe superior de Policía de Castilla y León, Juan José Campesino, reclamó hoy, tras jurar el cargo, «lealtad» y «colaboración» a los agentes del cuerpo y a ellos les trasladó que ya cuentan con la suya. Además, apostó por el trabajo en equipo puesto que a su juicio sin él «no se llega a ninguna parte», así como por la colaboración ciudadana, que situó como una prioridad.

Campesino prestó este miércoles juramento en un acto en la Delegación del Gobierno en Valladolid como nuevo jefe de la Policía Nacional en la comunidad, como sucesor de Jorge Zurita, que ocupa este cargo en la Comunidad Valenciana. Aseguró que asume este «reto» con «responsabilidad», «grandísima ilusión» y una «inquebrantable» voluntad de servicio, así como son su «saber y entender», tras el «magnífico magisterio» de sus antecesores.

De esta forma, el nuevo mando policial confió en que Castilla y León se mantenga como una de comunidad «segura», puesto que la delincuencia es 15 puntos menor que la media nacional, según informa Ical. Precisamente, aseguró que su objetivo es mantener esta «baja» tasa y si fuera posible, rebajarla, para garantizar un entorno «seguro», la «seguridad ciudadana» y el «libre» ejercicio de derechos y libertades.

«Cuento con los mejores profesionales. Es el mejor equipo del que un jefe puede rodearse», afirmó Juan José Campesino, quien también puso el acento en la «ética» y el cumplimiento del Código Deontológico, sin el que recalcó cualquier intervención policía carecería de utilidad. Por ello, pidió no olvidar lo que se enseña en la Escuela Nacional de Policía de Ávila: «servicio», «dignidad», «entrega» y «lealtad».

También puso el acento en la colaboración y cooperación con la Guardia Civil, las policías locales y las empresas de seguridad privada, así como de la administración de justicia. En su opinión, la labor policial sin ellos perdería eficacia en la persecución de la delincuencia, que recalcó es más internacional y organizada.

Además, Juan José Campesino valoró su papel en la protección de las víctimas, en especial, de la violencia de género, de los menores y de las personas con discapacidad. También situó entre sus objetivos la lucha contra el terrorismo, la ciberdelincuencia, el crimen organizado, la trata de seres humanos, los delitos de odio, así como la seguridad ciudadana.

Al respecto, Juan José Campesino apostó por la colaboración ciudadana, que conforman los colectivos y agentes sociales, como uno de los «pilares» sobre los que descansa la seguridad. No obstante, insistió en que la relación con los medios de comunicación sociales deben ser «ágiles» y «transparentes», pero con el límite de reserva en la investigación y el derecho a la intimidad.

Toma de posiseión del nuevo jefe superior de Policía de Castilla y León, Juan José Campesino. / ICAL

También ofreció su colaboración a los sindicatos policiales para mejorar las condiciones de trabajo y mantener el «buen clima laboral». Todo ello, concluyó, requiere lealtad y colaboración.

Campesino prestó juramento y recibió el bastón de manos del director adjunto Operativo de la Policía, José Ángel González Jiménez, quien le recordó que simboliza su autoridad, pero sobre todo su «responsabilidad» en un cargo en el que debe mantener la «dignidad», la «integridad», el «servicio» y la «lealtad». Además, añadió que su máxima debe ser el «servicio a los demás» y le deseó «suerte» en su nuevo puesto.

Un maestro «bueno»

Por su parte, la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, abrió el acto para destacar de Campesino, a quien conoció como comisario provincial en Soria, como alguien «bueno», como decía Machado, «en el buen sentido de la palabra». Además, subrayó que es un «magnífico profesional», «una gran persona» y, además, «de la tierra». También subrayó que es un «maestro», algo que -dijo- impregna tanto carácter como el paso por la Academia General Militar. Por ello, aseguró que el cupero está «en muy buenas manos».

«Vivimos en una de las comunidades autónomas más seguras de España, que es uno de los países con menores tasas de delincuencia de la Unión Europea», afirmó Barcones, quien atribuyó esta situación a la «excelente labor preventiva» y a los «magníficos resultados operativos». Por ello, aseguró que Campesino cuenta en Castilla y León con un «excepcional grupo», que es «ejemplo diario de profesionalidad.

«Sabes que el reto es difícil puesto que el punto de partida es muy bueno». «No debemos sentirnos satisfechos mientras se cometa un solo delito, aun a sabiendas de que este logro es una utopía. Pero cuanto más nos acerquemos a esa quimera, más cerca estaremos de ir mejorando, por difícil que nos lo ponga las actuales cifras y la pericia, que sabemos que es mucha, de los delincuentes», dijo.

No obstante, Virginia Barcones presumió de contar con una Policía «cada vez mejor preparada», por el aprendizaje y el «reciclaje», así como por su coordinación con la Guardia Civil, la policía local y la justicia.

Finalmente, también tuvo palabras para el antiguo jefe superior de la Comunidad, Jorge Zurita, actualmente en la Comunidad Valenciana, por su «eficacia», «su saber estar», «su profesionalidad» y, por encima de todo, su «compañerismo». «Gracias al policía, pero, sobre todo, a la persona», concluyó.

Asistencia

El acto contó con la presencia también del director general de la Policía, Francisco Pardo; así como de otros jefes superiores de Policía de otras comunidades, autoridades militares y judiciales como el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, José Luis Concepción, y la fiscal jefe Lourdes Rodríguez Rey.

También acudió el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, los jefes provinciales de Policía, subdelegados así como la familia de Juan José Campesino, que nació hace 60 años en Zamora.

Trayectoria

Juan José Campesino ingresó en 1979 en el Cuerpo Nacional de Policía y ha desarrollado gran parte de su carrera profesional en Valladolid, donde ha desempeñado diversos puestos operativos.

En el año 2007 ascendió a comisario y fue nombrado jefe de la Unidad Cooperación Operativa de la comisaría de Gijón, puesto que desempeñó hasta el año siguiente, en el que fue designado jefe de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de Valladolid. En 2015 se hizo cargo de la comisaría de Soria hasta 2017, cuando regresó a Valladolid como jefe de la Comisaría Provincial, cargo que desempeñaba en la actualidad.

El nuevo jefe superior de Castilla y León es diplomado en Profesorado de Educación General Básica y posee una amplia formación en cursos policiales, directivos y de planificación. Además, ha participado como docente en diferentes acciones formativas, ponencias y conferencias relacionadas con la actividad policial. También cuenta con una Cruz al Mérito Policial con Distintivo Rojo y dos Cruces al Mérito policial con Distintivo Blanco, entre otras condecoraciones.