Octavio Granado afirma que la región «ha perdido la guerra contra la despoblación»

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, acompañado por Fernando Pablos y José Luis Mateos./ICAL
El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, acompañado por Fernando Pablos y José Luis Mateos. / ICAL

El secretario de Estado de la Seguridad Social en funciones alerta de que hay lugares «al borde de una situación irreversible» por la «inexistencia de iniciativas» del PP

ISIDRO L. SERRANO / WORDSALAMANCA

El secretario de Estado de Seguridad Social en funciones, Octavio Granado, subrayó ayer que en los últimos años Castilla y León ha perdido «la guerra contra la despoblación» y que la Junta ha tenido «un éxito negativo» por haber hecho que las personas cuando acaban su formación emigren.

«Tenemos prácticamente todos los ayuntamientos, excepto los que están en el entorno de las ciudades, sometidos a un proceso de despoblación que amenaza con su propia existencia», apostilló Octavio Granado, quien atribuyó esa circunstancia a la «inexistencia de iniciativas para casi nada».

También alertó de que Castilla y León «empieza a no tener demasiado tiempo para seguir perdiendo población, estando en algunos lugares al borde de una situación irreversible y hay comarcas que van a tener muy difícil recuperarse».

Granado se expresó así antes de participar en actos electorales organizados por el Partido Socialista de Salamanca, y se mostró convencido de que si el PSOE vuelve a gobernar en Castilla y León y se produce un cambio político, «poco tenemos que perder».

Burgos y Salamanca comparten «la maldición de los gobiernos eternos del Partido Popular»

Además, respasó las mejoras que, en su opinión, ha experimentado durante los últimos años la Seguridad Social con «un menor déficit en 2018 que en 2017».

Todo ello, según sus palabras, a pesar de la subida de las pensiones, el abono del complemento de viudedad y del incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Calificó de «absoluta desidia» habida durante el Gobierno del PP en el control de las jornadas laborales, lo cual hacía que hubiera «una cantidad enorme de cotizaciones que eran falsas».

Granados resaltó que, aún habiendo gastado «3.000 millones de euros más, hemos conseguido acabar el año con menor déficit que el anterior al haber recaudado en solo seis meses 4.000 millones de euros más».

Respecto al primer trimestre del presente 2019, señaló que las cotizaciones sociales «están creciendo más de un 8 por ciento y los gastos al 5,5 por ciento». En este sentido, explicó que ese es el modelo de los socialistas que les obliga a ser «muy escrupulosos en la gestión del gasto y de los ingresos», un método que quieren seguir aplicando en la próxima legislatura, para lo que reclamó la «colaboración de las comunidades autónomas y de los ayuntamientos».

Por otro lado, aludió a la necesidad de colaboración con la Unión Europea y la conveniencia de que las instituciones europeas estén gobernadas por la izquierda y desde una perspectiva progresista.

El secretario de Estado de Seguridad Social en funciones advirtió, además, de aquellos partidos políticos que van a utilizar su presencia en el Parlamento Europeo para ayudar a formaciones políticas, en clara alusión a Vox, que lo que intentan es combatir la idea de solidaridad.

Por ello, aseveró que los españoles no pueden «permitir que la representación quede en manos de personas que la van a utilizar en contra de nuestros intereses como país».

Insitió en que Europa es la solución a los problemas, por lo que pidió el voto para el Partido Socilista en las elecciones municipales, autonómicas y europeas.

Octavio Granado tambiién hizo hincapié en que su provincia, Burgos, y Salamanca comparten la «maldición de los gobiernos eternos del PP», si bien confesó «tener mucha esperanza» de que los mandatos socialistas vuelvan, porque han llegado a la conclusión de que «poco tenemos que perder si vuelve a gobernar el PSOE y se produce un cambio político».

Durante la rueda de prensa ofrecida en Salamanca, Octavio Granado estuvo acompañado por el candidato del PSOE a las Cortes de Castilla y León por la provincia salmantina, Fernando Pablos, y por el candidato socialista a la Alcaldía de Salamanca, José Luis Mateos.