Los Premios Envero se consolidan como una fiesta del vino y un reclamo enoturístico

Una mesa de participantes brinda durante la cata celebrada ayer en Aranda/S. G.
Una mesa de participantes brinda durante la cata celebrada ayer en Aranda / S. G.

Un millar de catadores decidieron los galardones, otorgando a Tudanca Vendimia Seleccionada el reconocimiento en Alta Expresión

SUSANA GUTIÉRREZARANDA DE DUERO

El buen ambiente y los grandes vinos han vuelto a ser protagonistas en la multitudinaria cata '1.000 siempre aciertan', que ha unido este sábado en Aranda de Duero a un millar de catadores no profesionales para elegir los mejores vinos de la Denominación de Origen Ribera del Duero. Tudanca Vendimia Seleccionada Viñedos La Nava de Bodegas Tudanca de La Horra (Burgos) se ha llevado el galardón en categoría Alta Expresión. En Reserva ha vencido Tinto Arroyo 2014 de Bodegas Arroyo de Sotillo de la Ribera (Burgos) y en Crianza se ha impuesto Malacuera Bodegas y Canallas 2015 de Bodegas Malacuera de Castrillo de Duero (Valladolid). Abadía de San Quirce seis meses barrica 2018 de Bodegas Imperiales de Gumiel de Izán (Burgos) se ha hecho con el premio en Joven Roble, mientras que Mesoneros de Castilla 2018 de Bodegas Ismael Arroyo en Sotillo de la Ribera ha triunfado en Tinto Joven. Rubiejo 2018 de Bodegas y Viñedos Alto Sotillo ha recibido el reconocimiento en Rosado.

Un total de 220 vinos, casi un 16 % más que el año pasado, han participado en el concurso divididos en seis categorías. Un total de 51 muestras se presentaron en Joven Roble y Crianza, seguidas por los vinos de Alta Expresión, donde concurrieron 38 elaboraciones. 30 vinos se disputaron el galardón en Tinto Joven y 29 en Rosado, mientras que 21 optaron a ser el mejor Reserva.

El evento se ha convertido, tras seis ediciones con este formato, en una auténtica fiesta del vino que atrae a enoturistas desde todos los puntos de España e incluso también fuera de nuestras fronteras. El 60% de los 1.000 catadores inscritos, que agotaron las plazas ofertadas en apenas 48 horas, llegó de 14 comunidades autónomas diferentes. El resto, eran catadores locales de diversos puntos de la comarca de la Ribera del Duero. Entre este jurado popular, el 80% de los catadores se calificaron como aficionados o expertos en el mundo del vino, mientras que solo el 20% restante se reconoció como no iniciado. Una sensación, la de ser parte fundamental en la elección de los premios, que se valora en gran medida por parte del público asistente. De esta manera, 480 de los 1.000 catadores repetían presencia, tras haber participado en otras ediciones.

Fiesta

Las actividades complementarias a la cata han logrado conseguir el objetivo de que los catadores pernocten en Aranda y los hoteles de la ciudad se encontraban con el cartel de completos. El Enverofest ha logrado congregar también a los aficionados al mundo del vino por la tarde noche en la Plaza Mayor. Allí doce bodegas de Ribera del Duero han ofrecido degustaciones de sus vinos, aderezadas con la música en directo de los grupos Temporal y Lokomotores Electrocharanga.

La entrega oficial de los premios tendrá lugar el próximo 13 de junio en una gala que se celebrará en el Hotel Montehermoso. Además de los vinos galardonados se entregará el Premio Envero de Honor a Bodegas Protos. Con este nombramiento el Ayuntamiento de Aranda ha querido la trayectoria ejemplar de esta bodega, surgida «en 1927 de la unión de 11 viticultores valientes, soñadores, resueltos… que supieron entender las bondades de nuestra tierra y fundar una cooperativa que pronto recibió el premonitorio título de 'La primera de la Ribera'», argumenta el acta de concesión del premio.

El galardón distingue también la excelencia y la calidad de sus vinos, reconocidos así por los especialistas, su apuesta por el enoturismo y la innovación y, sobre todo, la generosidad que demostró en 1982 cuando autorizó al Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero el uso de su nombre para designar esta zona de calidad.

Temas

Vino