Rivera celebra la llegada de un gobierno «nuevo» a una «tierra tan abandonada» como Castilla y León

El líder de Ciudadanos Albert Rivera, durante el acto previo a la reunión ordinaria del Consejo General de su partido esta mañana. /Efe
El líder de Ciudadanos Albert Rivera, durante el acto previo a la reunión ordinaria del Consejo General de su partido esta mañana. / Efe

El presidente de Ciudadanos asegura que el Ejecutivo aplicará políticas liberales y de regeneración

El Norte
EL NORTEValladolid

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, celebró hoy el acuerdo alcanzado entre el PP y su partido por el que gobernarán la Comunidad. En su perfil de Twitter publicó un comentario en el que consideró que era una «gran noticia» para Castilla y León, porque habrá un ejecutivo «nuevo» que trabajará por una tierra «tan abandonada por el bipartidismo».

«Una gran noticia para Castilla y León: tendrá un Gobierno nuevo que aplicará políticas liberales y de regeneración, trabajando para todos los ciudadanos de esta tierra tan abandonada por el bipartidismo».

Además, Albert Rivera no dudó en dar su enhorabuena a su candidato a la Junta y futuro vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, así como a Ciuadanos en Castilla y León.

Esta mañana

El presidente de la formación liberal ha hablado hoy por primera vez desde que estallara la primera gran crisis interna del partido el pasado lunes, después de el portavoz económico Toni Roldán anunciase su marcha de la política y el eurodiputado Javier Nart renunciase su puesto en la Ejecutiva. Los dos, junto al gurú económico Luis Garicano y el líder de Ciudadanos en Castilla y Léon, Fernando Igea, son partidarios de sentarse a negociar con el PSOE.

Rivera no ha nombrado a ninguno de los críticos en el discurso que ha pronunciado antes de la reunión del Consejo General de Ciudadanos, su máximo órgano de dirección. No obstante, les ha dejado un recado más que claro: «Quien busque que el 'sanchismo' campe a sus anchas, que presente su propio partido».

Para Rivera, los más de cuatro millones de votos de Ciudadanos en las pasadas generales avalan su 'no es no' al líder socialista. Y es que, ha insistido, en campaña se comprometió a no apoyar a Sánchez y si lo hiciera ahora estaría traicionando su promesa. Por eso, ha concluido, su papel esta legislatura será liderar la oposición, un papel que se arrogó la misma noche electoral pese a que Ciudadanos sacó menos votos y diputados que el PP de Pablo Casado.

«Está en juego tragarnos a Pedro Sánchez una legislatura, o una década», ha zanjado el líder de los liberales para dejar claro que, a día de hoy, no existe ningún puente entre él y el secretario general del PSOE.