Seis de cada diez universitarios de Castilla y León acaba la carrera en el tiempo previsto

Seis de cada diez universitarios de Castilla y León acaba la carrera en el tiempo previsto

El esfuerzo de las familias de la Comunidad para que un hijo curse estudios superiores es el segundo mayor de España, solo por detrás de Cataluña

El Norte
EL NORTEValladolid

El 56% de los estudiantes en las universidades públicas de Castilla y León acaba su grado en el tiempo previsto, lo que supone siete puntos más que la media nacional (49,2%) y permite situar a la comunidad con la cuarta tasa de graduación más alta del conjunto de España, solo por detrás de Navarra (60,4%), Aragón (58,5%) y Madrid (57,8%). En el lado contrario, se sitúan las comunidades donde más se tarda en acabar los estudios universitarios o se abandonan como Canarias (33%), Baleares (34,6%), Asturias (37%), Andalucía (42%) y Castilla-La Mancha (42%).

El informe 'La Universidad Española en Cifras', que presentó esta semana la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) y recogido por la Agencia Ical, incluye los indicadores de resultados académicos de enseñanzas de grado en el curso académico 2016-2017, donde se analiza la tasa de graduación (porcentaje de estudiantes que finalizan la enseñanza en el tiempo previsto en el plan de estudios o en un año académico más) por las diferentes ramas de enseñanza.

De esta manera, se puede observar que siete de cada diez universitarios (74,1%) en grados de Ciencias de la Salud en universidades de la región logran su título en el plazo establecido, un porcentaje que baja hasta el 36,5% en el caso de las ingenierías y arquitectura. La tasa de graduación en Ciencias Sociales y Jurídicas y Artes y Humanidades está por encima de la media regional, con un 60 y 56,9%, respectivamente. En cambio, cae hasta el 49,8% en los universitarios de grados de Ciencias.

El trabajo elaborado por el profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Jaén, Juan Hernández Armenteros, y el gerente de la Universidad Politécnica de Valencia, José antonio Pérez, detalla que la tasa de abandono en las universidades públicas de Castilla y León se sitúa en el 12,9%, el segundo porcentaje más bajo de toda España tras Castilla-La Mancha (10,5%). Destacan las tasas de Asturias (30,9%) y Baleares (23,9%).

La Comunidad está diez puntos por debajo de la media nacional, por lo que solo uno de cada cinco estudiantes abandona a los dos años la carrera en que se matriculó, al comparar los cursos 2014/2015 y 2016/2017.

El informe subraya la mejora del rendimiento académico de los alumnos en los grados, a nivel nacional. Castilla y León registra la cuarta mayor Tasa de Rendimiento Escolar, medida al comparar los créditos aprobados (2,4 millones) y los matriculados (3 millones). En concreto, los estudiantes de las cuatro universidades públicas de la Comunidad superan con éxito el 79,6% de las asignaturas en las que se matriculan. La región solo aparece por detrás de Cataluña (82%), Valencia (81%) y Extremadura (80%), además de estar empatado con Madrid (79,6%). Este índice supera a la media regional en las ramas de Ciencias Sociales y Jurídicas (81,5%) y Ciencias de la Salud (89,4%) mientras baja en los grados de Ingeniería y Arquitectura (68,8%) y Ciencias (74,7%) y se mantiene igual en Artes y Humanidades (79,5%).

El rendimiento académico está ligado a la tasa de éxito, un indicador que mide el número de créditos aprobados por el total de alumnos matriculados. En el caso de la Comunidad, se sitúa en el 86,5%, un punto menos que la media de universidades públicas de España.

El informe de la CRUE precisa que el nivel de escolarización en Educación Superior de los jóvenes de 20 a 24 años en España (38,5%) es superior al de muchos países desarrollados de la Unión Europea como Francia (32,6%), Italia (30,8%) y Reino Unido (24,1%).

Los autores reconocen que la probabilidad de obtener una titulación de grado y máster es menor en España que en muchos de los países de nuestro entorno desarrollado. No en vano, explican que en muchos de estos estados hay una mayor proporción de estudiantes de formación superior que acceden a la universidad y completan estudios en edades superiores a los 25, incluso a los 30 años. En cambio, en España tan solo el 4,5% de los jóvenes tiene probabilidad de titularse después de los 30 años, mientras que en Reino Unido se duplica esa tasa y en los países nórdicos se triplica.

Precio de matrículas

Otra de las conclusiones del trabajo es que «los precios públicos de las enseñanzas de grado favorecen la desigualdad» entre los usuarios en los centros universitarios públicos, sobre todo a partir del curso 2012-2013. Al comparar los periodos de 2008 y 2016, los precios públicos medios de primeras matrículas de la enseñanza superior en Castilla y León aumentaron un 44,1%, muy por encima de España, donde hubo un incremento del 29,9%. Cataluña lidera las subidas (92,5%), seguida de Madrid (47,3%) y La Rioja (46,1%). A continuación, en cuarto lugar, aparece la Comunidad.

Un incremento que supone que el esfuerzo de las familias de la región a la hora de pagar las carreras de sus hijos se sitúe en el 6,1% de la renta per cápita, el segundo porcentaje más alto del país, solo por detrás de Cataluña (7%). La media nacional estaba en el 4,5% en el curso 2016-2017. Ante estos datos, la CRUE recuerda que «la equidad, que debe darse en el acceso a un servicio educativo prestado por administraciones públicas y financiando mayoritariamente con recursos fiscales, demanda actuaciones que corrijan estas diferencias que ponen en cuestión el principio de igualdad de oportunidades, al tiempo que encubren ineficiencias institucionales».

Becas

El presidente de la Conferencia de Rectores, Roberto Fernández, insistió esta semana en la necesidad de mejorar el sistema de becas y ayudas al estudio, que es una «reclamación histórica». No en vano, recordó que un sistema «exiguo y excluyente» tras precisar que el montante de los fondos ha caído un 13% entre los cursos 2012 y 2016, lo que se traduce en que la beca que recibe cada alumno haya descendido un 19%. De momento, la Junta tiene previsto aprobar un decreto en los primeros meses de 2019 para la reducción de las tasas universitarias e incrementar la financiación a las universidades públicas,

De los 12.800 alumnos de nuevo ingreso en el primer curso de grados de las universidades públicas de Castilla y León en 2016-2017, un 61,5% solicitó una beca del Ministerio de Educación y de ese porcentaje al 39,4% se le denegó. Se concedieron 12.206 ayudas de estudio, con un importe de 11,8 millones de euros.

Fernández concluyó que España tiene el mejor sistema universitario de nuestra historia, gracias, en parte, al «sobreesfuerzo» de la comunidad educativa. Eso sí, advirtió que «todo tiene un límite y corremos el riesgo de que el barco se pare en mitad del océano».