Soria

El Supremo ratifica la pena de 20 años de cárcel para Driss Faseh por el asesinato de su mujer en Soria hace tres años

Juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Soria, en 2017, por el asesinato de la mujer de origen marroquí Rachida Nour. /J. G.
Juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Soria, en 2017, por el asesinato de la mujer de origen marroquí Rachida Nour. / J. G.

La mató en casa asfixiándola con una almohada después de maltratarla físicamente

ISABEL G. VILLARROELSoria

El Tribunal Supremo ha ratificado la pena de 20 años de cárcel para Dris Faseh por asesinar en la capital soriana el 22 de junio de 2015 a su mujer Rachida Nour de 35 años, en el domicilio conyugal, tapándola la nariz y la boca con una almohada hasta asfixiarla después de golpearla fuertemente en varios partes del cuerpo.

El Supremo ratifica así la pena que le impuso el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, que confirmó la anteriormente impuesta por la Audiencia Provincial de Soria, y que desestima el recurso de casación interpuesto por la defensa.

En la sentencia del alto tribunal se condena a Faseh al abono de las costas ocasionadas con motivo del recurso formulado. El recurso de casación se basó en la vulneración del principio de presunción de inocencia porque a juicio del recurrente la sentencia de la sala autonómica se fundó en actuaciones carentes de los requisitos mínimos probatorios para desvirtuar dicha presunción.

El Supremo ha confirmado la existencia de pruebas válidas, sometidas a contradicción y con un significado incriminatorio suficiente para estimar que el acusado participó de forma activa, eficaz y decisiva en la causa de la muerte de su mujer. El condenado llegó a casa sobre las 21.30 del 22 de junio de 2015 y, según su declaración, encontró a la mujer tirada en el baño. Sin embargo, las lesiones encontradas en el cadáver de la víctima no coincidían con las de una caída sino con la de unos golpes que se acercaron al ensañamiento, como podía comprobarse en las heridas de los nudillos del acusado.

Dichas heridas no provocaron la muerte de Rachida, sino la asfixia, ya que su marido le tapó los orificios nasales con un cojín u objeto similar durante seis minutos, aprovechándose de la incapacidad de defenderse de la mujer. Tras los hechos, Driss Faseh llamó a su hermana, quien acudió al domicilio. Entre ambos, o el marido en solitario, subieron a Rachida a la cama. La hermana llamó a su hija, quien fue la que llamó al 112. Considera el Supremo que, en el caso de haberse encontrado a su mujer caída en la ducha nada más llegar con graves heridas, el acusado habría pedido auxilio de inmediato, lo que no sucedió.

En la revisión de la sentencia, el Tribunal Supremo recuerda que una conducta como la del acusado está castigada con una pena de 17 años y 6 meses hasta un máximo legal de 20 años. Tanto la Audiencia Provincial como el TSJCyL y ahora el Supremo consideran que la gravedad de los hechos merece la máxima condena posible, entre otras cosas por la huella que dejará en el menor la ausencia de sus progenitores y la muerte violenta de su madre a manos de su padre.