?
IBEROSTAR

Viaje hacia el turismo responsable: un recorrido por el hotel sin plásticos

Cómo suprimir objetos de un solo uso sin que la experiencia se resienta

Ana Belén Madrid

Compartir

Tenemos un problema con el plástico. El uso incontrolado de este material puede llegar a poner en jaque la sostenibilidad del planeta, y concienciarnos para renunciar a la comodidad de los plásticos de un solo uso incluso cuando nos relajamos durante las vacaciones es un reto exigente, sin duda. Pero ¿se puede ayudar a decir adiós a los omnipresentes plásticos sin que nuestra experiencia se resienta? Sí, es posible. De hecho, ya existen hoteles que lo han conseguido. Los clientes de la cadena Iberostar en España han sido los primeros en disfrutar de su estancia sin plásticos de un solo uso en sus habitaciones.

Se trata de un esfuerzo importante, que implica operar sobre artículos de uso tan cotidiano como los uniformes del personal o los bolígrafos. Así, un viajero que llegue a un hotel Iberostar se encontrará, en primer lugar, con un empleado que le da la bienvenida vestido con un elegante uniforme de diseño exclusivo, firmado por Davidelfin. Le sorprenderá saber, eso sí, que se ha confeccionado con tejido elaborado a partir de botellas de plástico reciclado. Utilizar este material supone para la cadena dejar de consumir 28.000 metros de poliéster tradicional, más contaminante.

Una vez en su habitación, el cliente del hotel Iberostar podrá disfrutar de las comodidades de siempre sin contaminar los mares. Allí se encontrará con dispensadores de biocosméticos de alta calidad realizados con material 100% reciclado y reciclable de múltiples usos (2.700 kg ahorrados al año).

Además, descubrirá que otros elementos de plástico como las botellas, amenities, bolígrafos, bolsas de lavandería, botellines y snacks del minibar, bolsas de zapatillas y pulseras habrán desaparecido. En su lugar, aparecen botellas de cristal y fuentes de ósmosis, bolsas vegetales para zapatos (420 kg/año) o de lavandería (3.000 kg/año), lápices (3.240 kg/año), envases ecológicos en el minibar (900 kg/año) y pulseras ecológicas (1.226 kg/año).

Las bolsas para residuos en habitaciones, papeleras exteriores, cocinas y resto de áreas también son de materiales vegetales y suponen 134.619 kg de plásticos de un solo uso eliminados al año.

Una vez en su habitación, el cliente del hotel Iberostar podrá disfrutar de las comodidades de siempre sin contaminar los mares

El compromiso del Grupo Iberostar con la supresión de los plásticos de un solo uso también alcanza sus sedes corporativas. Allí, se han eliminado todos los plásticos de un solo uso en la restauración, mientras que las botellas de agua de plástico se han reemplazado por completo por botellas reutilizables de acero inoxidable. Así, se ahorran más de 45.000 botellas anuales, que generarían 1.350 kilos de basura plástica.

Todas estas acciones son ejemplos de la transición hacia un turismo responsable. También forman parte de este esfuerzo las diversas campañas de concienciación dirigidas a trabajadores y clientes. El objetivo: sumar gestos capaces de preservar los océanos y los mares que tanto hacen por nuestra vida en el planeta.

Un movimiento integral

El grupo Iberostar consiguió suprimir los plásticos de un solo uso de sus 36 hoteles en el país en 2018, dentro de su movimiento “Ola de cambio”, que apuesta por un turismo responsable y pone estos materiales en el punto de mira. Y para ello, ha contado con la implicación de todos los departamentos y trabajadores del grupo así como de una amplia red de proveedores que comparten este eco-objetivo común.

Durante 2019, el compromiso por eliminar plástico de un solo uso se extenderá a los más de 120 hoteles que gestiona la compañía en todo el mundo. En 2020, será imposible encontrarse estos materiales en cualquier espacio de estos hoteles.

Gracias a esta iniciativa, Iberostar ya ha dejado de generar 300 toneladas de plástico al año solo en España, suprimiendo 11,7 millones de artículos plásticos de un solo uso y reemplazándolos por las alternativas reutilizables y de materiales menos nocivos para el medioambiente anteriormente mencionadas.

Un problema global

La ONU ha puesto el foco en el problema de los plásticos en uno de sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el denominado “Vida submarina”. En él, el organismo apuesta por la eliminación de los plásticos de un solo uso para preservar el entorno marino, junto a otros como el fomento de consumo responsable de pescado y la mejora de la salud costera.

¿Y qué tiene que ver el plástico con la salud de mares, océanos y sus habitantes? Mucho. La ONU calcula que cada año se vierten a sus aguas más de 13 millones de toneladas de este material. Esto supone la muerte de unos 100.000 mamíferos marinos y un millón de aves cada año, entre otros daños, según cálculos de Greenpeace. Tomar medidas al respecto es muy urgente para preservar estos ecosistemas. De hecho, si no se hace, en 2050 habrá más plásticos que peces en el mar, tal y como advierte el Foro Económico Mundial.

Acabar con este grave problema para el medio ambiente es una tarea que debe implicar a autoridades, empresas y sociedad civil.

Más allá de los plásticos

Grupo Iberostar alinea su movimiento “Ola de cambio” en favor de los mares y océanos también con los otros dos pilares del ODS “Vida submarina”. En este sentido, fomenta el consumo responsable de pescado en sus hoteles. Entre otras actuaciones, ha rediseñado las cartas de sus restaurantes para eliminar las especies más sensibles, que no acrediten haber sido capturadas de manera responsable. También pone en valor los pescados de la zona y de temporada, con el fin de impulsar las economías de los destinos en los que opera.

Consumo responsable de pescado y mejora de la salud costera

Entre otras actuaciones se encuentran el rediseño de las cartas de sus restaurantes para eliminar las especies más sensibles y un proyecto de investigación en arrecifes coralinos

Por otro lado, y con el objetivo de contribuir a la salud costera, Grupo Iberostar desarrolla un ambicioso proyecto de investigación en tres elementos: arrecifes coralinos, manglares y praderas de algas marinas, y para cada una de ellas ha desarrollado tres áreas de actuación: Discovery, Protection & Restoration. El océano es un ser vivo y, como tal, necesita respirar: necesita que los manglares, los arrecifes de coral y las praderas de algas marinas gocen de buena salud. Estos ecosistemas actúan a modo de pulmones para el océano, además de proporcionar techo y alimento a millones de especies marinas. Por eso, en esta iniciativa cuenta con el asesoramiento de un equipo científico de expertos en el cuidado y protección de los litorales costeros, procedentes de las universidades de Stanford y California-Santa Bárbara. Además, promueve la Cátedra Iberostar del Mar para fomentar la investigación de la ecología marina en colaboración con la Universidad de las Islas Baleares. Iberostar seguirá avanzando en su proyecto hasta conseguir cerrar la circularidad de sus residuos.

RCS / RESPONSABILIDAD / COMPROMISO / EMPRESAS

CON PRÓPOSITO

Es un proyecto que propone un recorrido por las iniciativas de responsabilidad social corporativa de las empresas españolas. Qué hacen, por qué lo hacen y cómo lo hacen… y el modo en el que estas políticas influyen en nuestro modo de vida.

Hay tantas políticas de RSC como empresas y cada una de ellas elige el entorno en el que focalizar sus esfuerzos. La sostenibilidad y la promoción de la igualdad son los ámbitos en los que las empresas españolas suman más iniciativas, junto con la lucha contra la pobreza.

A este tipo de proyectos se suma con fuerza la Economía Circular, que ha perdido ya la etiqueta de moda pasajera para convertirse en una apuesta de futuro de las grandes empresas españolas. Cada vez son más las que reman en esta dirección, en un movimiento global que abraza cada vez un mayor número de ciudadanos. Responsabilidad en el consumo, prudencia en el uso de recursos naturales, reutilización de los residuos generados por la actividad empresarial… En definitiva, responsabilidad en la cadena de producción y en el consumo.