'El Camino de Santiago', posible último film de Cartujo, abre mañana el Festival Escena Abierta

Santiago Cartujo junto al cartel de su película/CLR
Santiago Cartujo junto al cartel de su película / CLR

El director Santiago Cartujo ha afirmado que se siente «absolutamente encantado» con una película que refleja «su propio camino y entorno»

Cristina López Reques
CRISTINA LÓPEZ REQUESBurgos

«Cuando muestro una película tengo que estar absolutamente encantado y arrebatado», ha afirmado el artista burgalés Santiago Cartujo. Después de «verla 800 veces en montaje y otras tantas acabada», la película ‘El Camino de Santiago’, se estrena mañana en El Hangar, como parte de la programación de la primera jornada del Festival Escena Abierta. Además, según ha confirmado él mismo, «probablemente sea la última producción».

Fue en el año 2006 cuando Cartujo comenzó a «maquinar el proyecto», después de que le ocurrieran diversas cuestiones, pues en ese momento «ya estaba retirado del mundo del cine». El objetivo con el que se comenzó a rodar era «mostrar el estado en el que estaba, el cómo me sentía», ha contado el artista. Su intención, además, queda clara en el propio título de la película, pues hace referencia a él y su entorno. Por eso, a la hora de grabar la cámara era su «propio ojo», asegura Santiago, por lo que el film incluye también algunas grabaciones caseras.

Parón en el rodaje. «El final tiene que ser claro, conciso, que cierre la película». Santiago tuvo que hacer un descanso en la grabación para «maquinar» cómo iba a terminar la película. Finalmente, tras filmar alrededor de hora y media, afirma que solo se han usado cuatro minutos, «lo suficiente para que la gente salga diciendo que es espectacular, incluso a pesar de que el resto de la película no le haya gustado».

‘La belleza es el presente y el amor es todo’, una frase «sobre la que hay que reflexionar para entender la película», según ha contado Cartujo. «Quería reflejar el presente, que ahora es pasado, y poner una gran dosis de amor, pues parece que ya nadie habla de ello». Para logar «esa sinfonía», explica Cartujo, la película incluye cuatro géneros: diario filmado, falso documental, documental y un discurso de cómo empieza y acaba.

Una película para todos los públicos, «sin excepción» y con la que el artista «se siente bien», pues «pudiendo mostrar imágenes de mucha violencia he decidido quedarme con el humor porque me siento mejor». Mañana se estrena en Burgos, pero la película va a recorrer más salas y universidades, «pues hay mucha gente que ha solicitado la cinta para proyectarla».

Además, esta primera proyeccción contará con la colaboración de Romo y los Cromos, una banda burgalesa que pondrá música al estreno del film.

Temas

Burgos, Cine

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos