La Catedral como compañera de baile en el Burgos-Nueva YOrk

El certamen internacional de coreografía Burgos-Nueva York inaugura su décimo séptima edición haciendo un guiño al octavo centenario de la Catedral con una nueva categoría en el concurso

Iván Benito abrió el concurso oficial con 'Galápago'./GIT
Iván Benito abrió el concurso oficial con 'Galápago'. / GIT
Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

La danza regresa un año más a la ciudad. Y lo hace con un guiño a la celebración en 2021 del octavo centenario de la colocación de la primera piedra de la Catedral. Esta tarde ha arrancado formalmente la décimo séptima edición del certamen internacional de coreografía Burgos - Nueva York, una cita convertida en una auténtica referencia de la danza que este año ha decidido ampliarse con una categoría especial para apoyar la celebración de la significativa efeméride.

Así, la Seo burgalesa se ha convertido a última hora de la tarde en un escenario de excepción para mostrar los primeros trabajos coreográficos de este año. La puerta de Coronería, frente al Palacio de Castilfalé, ha sido la ubicación elegida para abrir el certamen con la coreografía 'Danza de vida para una Catedral rota'.

La pieza, dirigida por Alberto Estébanez (director del certamen) e interpretada por el Ballet Contemporáneo de Burgos, fue presentada oficialmente en 1994 con el objetivo de recaudar fondos para la restauración de la Seo burgalesa. Quizá por ello, se antojaba como la mejor opción para abrir una edición especial del certamen, que minutos después se trasladaba hasta la Llana de Afuera. Allí, alumnos del International Summer Dance llevaban a escena 'El espacio del verbo', una coreografía de las mexicanas Elisa Medina y Noemí Sánchez.

Y tras abrir boca con las dos coreografías presentadas fuera de concurso, llegaba el turno de las primeras piezas incluidas en la categoría 'Danza en la Catedral: bailando con piedras', creada este año como novedad en el certamen tras el acuerdo alcanzado entre la organización del mismo y la Fundación VIII Centenario.

Abría el concurso Iván Benito con 'Galápago', una pieza intimista que invitaba a reflexionar sobre la evolución en el exterior de la Capilla de los Condestables. Minutos después, Paula Quintas llevaba a escena 'Analepsis' en la escalinata de la puerta del Sarmental. Y finalmente, las propias Elisa Medina y Noemí Sánchez representaban 'Cocuyo' en la Plaza de Santa María.

Más danza

La competición en la categoría 'Danza en la Catedral' continuará mañana con la representación de las otras tres obras presentadas a concurso. En el exterior de la Capilla de los Condestables se presentará 'La resistente', una pieza de Milagros Galiano; le seguirá en la Plaza del Rey San Fernando Juan Manuel Prieto Pérez con 'Moera Krataia'; y finalizarán en la Plaza de Santa María Anna París, Raquel López y Álvaro Copado con 'El último verano'.

La competición de danza en la calle repartirá tres premios con una dotación de 3.000, 2.000 y 1.000 euros, cada uno, que fallará mañana un jurado formado por Raúl Cárdenes (ex bailarín y presidente de la Asociación de Profesionales de la Danza en la Comunidad de Madrid), Natividad Buil (directora de TRAYECTOS, Festival Internacional de Danza Contemporánea de Zaragoza) y el brasileño Fernando Lima, director de la compañía El Punto! Danza Teatro.

Paralelamente, el artista madrileño Dan Ferrer también ha comenzado hoy a elaborar un gran mural en el marco de la sección de 'Street Art'. Su boceto, una obra de 6 por 9 metros, tendrá que ser completada en cinco días en la Plaza Antonio José, número 5 (junto al Centro Cívico Río Vena). El proyecto de Dan Ferrer ha resultado ganador entre las obras presentadas a concurso gracias al fallo de un jurado formado por miembros de la organización del Certamen y por Regue Fernández y Estela Rojo, expertas en proyectos culturales y comisarias de diferentes propuestas en torno al arte urbano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos