LA CATEDRAL, AL DETALLE

El fotógrafo Ángel Herraiz descubre los rincones más escondidos de la majestuosa seo gótica burgalesa

Ángel Herraiz/CC
Ángel Herraiz / CC
Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

«Las gárgolas y las esculturas que están debajo de las ménsulas o de las peanas, que en algunos casos tienen un aspecto terrible y en otros gracioso, dignifican la Catedral de Burgos». Así lo sostiene el fotógrafo Ángel Herraiz, que puede considerarse un experto de la seo burgalesa. 48 años de fotografías al templo lo acreditan.

A lo largo de todo este tiempo, Herraiz no solo se ha fijado en la belleza de la Capilla de los Condestables o en las grandes agujas que dan el aspecto tan singular que tiene la fachada del edificio. También ha mirado al milímetro los detalles del monumento y las pequeñas figuras. De hecho, les ha dedicado más de 400 imágenes que guarda con tanto cariño como el que profesa a la Catedral.

Ahora, coincidiendo con los actos de la conmemoración del octavo centenario de la colocación de la primera piedra del gran inmueble gótico burgalés, Herraiz muestra en el Palacio de Capitanía un centenar de esos primeros planos. El autor explica que las figuras de la Catedral le hubieran dado para una colección más amplia, pero reconoce que el espacio «es el que es» y comenta que «se han tenido que salir hasta la escalera» del edificio militar para colocar las fotografías.

Más información

Pese a que cualquier burgalés -y cualquier persona de medio mundo- conoce el monumento, la exposición, que lleva como nombre 'Ad Gloriam Dei', redescubre y saca esquinas o fragmentos que muy pocas personas -el autor de la exhibición está entre ellas (como no podía ser de otra manera)- han visto alguna vez en su vida. «La belleza de la Catedral emborracha y no te paras a conocer todos los pequeños detalles porque te atontas», bromea el fotógrafo.

Por ello, presenta imágenes que, sacadas de contexto, son de lo más llamativas, como bestiarios, escenas que rozan lo pornográfico o seres fantásticos. «Hay alguna escultura en la que se inspiró George Lucas para hacer la Guerra de las Galaxias» agrega el autor, que ha pretendido hacer una exposición «amable y divertida» para todos los públicos. Para conseguir este objetivo, ha contado con la ayuda de Ignacio González de Santiago, que se ha encargado de poner texto y humor a las cartelas.

«Me pregunto cómo ha hecho esto el escultor. Son obras fantasmagóricas, futuristas y realmente chocantes», declara Herraiz, quien también ha destacado en su colección imágenes «dulces, graciosas e ingenuas». Incluso alguna que no se conoce aún lo que representan. «Que la Catedral tenga aún enigmas sin resolver deja futuro al que quiera escribir sobre ella», manifiesta.

Asimismo, Herraiz anima a buscar las esculturas en el edificio. Muchas están muy lejos del alcance del ciudadano de a pie, a metros del suelo, pero otras están colocadas en zonas de fácil acceso, como la calle de la Paloma o en la puerta de la Coronería, que está ubicada en la calle Fernán González. Tanto la exposición como la pieza in situ en la Catedral causarán una grata sorpresa al burgalés y al turista que se acerca por primera vez a la ciudad del Arlanzón.

La muestra permanece abierta al público hasta el 9 de enero del próximo año. Las curiosos pueden entrar a la sala de exposiciones de martes a viernes de 10:00 horas a 14:00 horas en horario de mañana y de 17:00 horas a 20:00 horas por la tarde. Los sábados únicamente de 10:00 horas a 14:00 horas. Los lunes, domingos y festivos no se permiten las visitas. El acceso es gratuito.

 

Fotos

Vídeos