Comérselo todo

Una de las ponentes de la Feria, Àngels Fisas. /Mercat de Mercats
Una de las ponentes de la Feria, Àngels Fisas. / Mercat de Mercats

La feria gastronómica Mercat de Mercats de Barcelona aborda en esta edición la sostenibilidad y el reaprovechamiento

CRISTIAN REINO Barcelona

Se les llama cocos: consumidores conscientes de su responsabilidad con el medio ambiente y la sostenibilidad. Van a más en un contexto en el que el 16% del desperdicio alimentario proviene del sector de la restauración; y entre el 4% y el 10% de la comida que se pide en los restaurantes acaba en la basura. La campaña 'Recómeme' ('Remenja'mmm', en catalán) ha surgido para sensibilizar a los comensales de los restaurantes que generalicen el hábito, extendido sobre todo en EE UU, de llevarse a casa la comida y la bebida que se queda en la mesa, aunque al principio dé algo de corte decírselo al camarero.

La campaña se da a conocer en uno de los templos 'foodies' de Barcelona, la Fira Mercat de Mercats, un encuentro anual de producto y gastronomía. La plaza de la Catedral acoge su novena edición, este año marcada por tres temáticas: la proximidad, el reaprovechamiento y la sostenibilidad. En definitiva, gastronomía con conciencia y con tinte social, como la que defiende Mingo Morilla, chef del restaurante Cal Mingo (de Viladecans), encargado de exponer las tendencias que hay en el mercado actual al respecto.

Participan en la iniciativa Mariona Ortiz, coordinadora de la Fundación Banco de Recursos, y Marta Beltrán y Rosa García, coordinadora y directora, respectivamente, de la Fundación Rezero, una iniciativa internacional que impulsa la reducción de los residuos y las basuras domésticas. El exceso de desechos en el ámbito del hogar se ha convertido en un problema global como consecuencia del agotamiento de los recursos naturales por un consumo desmedido lo que provoca un gasto energético elevado en el reciclaje. También intervienen Pep Bantulà Pañella, director del Mercat de la Terra, quien explica su iniciativa 'slow food' (comer tranquilo), o el equipo de la Escuela Hofmann, con una charla sobre sostenibilidad desde la escuela.

La gastronomía con conciencia marca tendencia. Pero sin olvidar la pasión por el buen comer. El año pasado la feria recibió cerca de 220.000 visitantes y se sirvieron 55.000 degustaciones. Las estrellas una vez más son las tapas, ya provengan de locales con estrella Michelin o de restaurantes más tradicionales. En este sentido, trece puestos de los mercados de la Boquería, La Mercè, Galvany, Santa Caterina y La Concepció, todos ellos en Barcelona, exhiben sus productos y catorce locales de restauración comparten una zona central de cocina para que el visitante pueda degustar sus creaciones. A saber, las croquetas de setas de temporada, la tortilla abierta con sobrasada ecológica y coca con tomate, tacos de tinga de pollo, costillar de cerdo lacado con ratafía, aceitunas fritas o el taco de butifarra del perol con trufa acompañada de menta y salsa thai. Además de las propuestas catalanas, hay una muestra de diferentes zonas del resto de España, como Navarra, Aragón o Asturias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos