De ser una curiosidad a ocupar páginas enteras

Miguel Ángel Moreno recoge en el libro 'Burgos: historia de la fotografía de prensa' el papel que han tenido las imágenes de la provincia en los periódicos locales y nacionales

El autor del libro, Miguel Ángel Moreno, sostiene el libro 'Burgos: historia de la fotografía de prensa'./CC
El autor del libro, Miguel Ángel Moreno, sostiene el libro 'Burgos: historia de la fotografía de prensa'. / CC
César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

El mundo de la fotografía de prensa ha variado en los últimos años, pero estas variaciones son solo un apéndice de una larga historia que en Burgos comenzó en 1875 con la aparición de las primeras imágenes en la revista El Genio y que despegó en el inicio del siglo XX.

El libro 'Burgos: historia de la fotografía de prensa' del profesor universitario y periodista burgalés Miguel Ángel Moreno Gallo muestra el papel que tienen las imágenes en los medios de comunicación locales, que pasaron de ser un mero adorno entre el texto de la noticia -en ocasiones sustituidas por grabados- en el siglo XIX a ocupar páginas enteras a todo color en el tercer milenio.

El autor ha destacado esta mañana, en la presentación de su estudio, que esta historia conoce épocas de gloria, pero también años de crisis. Entre las primeras, figura la década de los 30 del siglo pasado con títulos como Burgos Gráfico o El Castellano y, entre los segundos, sobresalen las penurias de la posguerra.

La importancia de la fotografía en la prensa no ha parado de crecer desde los años 60. Como muestra, Moreno Gallo ha comentado que actualmente un periódico local lleva unas 150 fotos al día, una cifra inferior a las que aparecieron de la provincia de Burgos, tanto en medios provinciales como nacionales e internacionales, entre 1875 y 1900.

Por otro lado, el texto recoge también el cambio de la imagen representada, que ha pasado de ser un mero retrato de persona (en muchos casos con el retratado asombrado) a un posado más creativo. Igualmente, estas variaciones también se han apreciado en fotos oficiales o monumentos.

Según los cálculos de Moreno Gallo, el campo de este estudio se eleva a más de 1,2 millones de fotografías, de las cuales más de la mitad están tiradas en el siglo XXI. Ante esta situación, el periodista ha seleccionado 15.154 imágenes, 6.245 datadas entre 1875 y 1945, todas las existentes, y 8.909 fechadas a partir de 1946 seleccionadas a través de un muestreo aleatorio. Muchas de ellas llevan la firma de conocidos fotógrafos de la capital del Arlanzón como Fede o Villafranca.

Por último, el libro también analiza las fotografías de Burgos que se publicaron en medios nacionales hasta el 31 de diciembre de 1945. En aquella época, los profesionales ya fijaban sus objetivos en los monumentos de la provincia.