Fede vuelve a recordar con imágenes un Burgos para muchos olvidado

Fede cuenta anécdotas sobre imágenes tomadas hace más de medio siglo/PCR
Fede cuenta anécdotas sobre imágenes tomadas hace más de medio siglo / PCR

El Monasterio de San Juan acoge una muestra con 190 imágenes que dan cuenta del Burgos 1930-1960

LIDIA SIERRA/ICALBurgos

El Burgos del siglo pasado era una ciudad en blanco y negro donde el asfalto apenas era apreciable, los coches no superaban los 70 kilómetros hora y el ganado pastaba a sus anchas por el Arlanzón. Así lo recoge la muestra ‘Las mejores imágenes de Burgos. Retrospectiva fotográfica de Fede’ que desde esta tarde puede verse en el en el Monasterio de San Juan.

Una especie de viaje en el tiempo que, con toda seguridad, emocionará a cientos de burgaleses que verán en las instantáneas del Burgos de los años 30 la ciudad que compartieron con sus abuelos o con sus padres.

En total, 190 instantáneas, ninguna en color, como la fotografía de la época, y que permiten al visitante hacerse una idea del trabajo que realizó en el Burgos de comienzos del siglo XX de un jovencísimo Fede. «Vemos a mi padre comenzando su andadura en 1931 cuando empezó con sus amigos del Fotoclub burgalés», asevera el hijo el fallecido fotógrafo y heredero de una colección que ha dado lugar a libros y un sinfín de exposiciones como la actual, que cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Burgos.

Dividida en etapas temporales, la muestra centra un importante capítulo a la Guerra Civil en Burgos que, «alejada de los bombardeos sí que vivió estampas importantes como reflejan fotografías de una avioneta alemana en Villafria o el paso de la guardia mora por la calle Laín Calvo con el general Pétain», explica Federico Vélez, hijo.

De los años 40, las instantáneas seleccionadas abordan los tiempos del hambre y la miseria, con momentos de exacerbado catolicismo y pasión por el mundo taurino en el coso de Vadillos. Asimismo, aparece una ciudad «que comenzaba a cambiar» con la presencia de coches más modernos, autobuses que tardaban días en hacer un trayecto como Burgos-Sevilla y plazas que hoy parecen irreconocibles como la Plaza Mayor.

«Mi padre reflejaba la vida y eso es lo que se describe en esta muestra, la vida de una ciudad en constante cambio», asevera Fedín.

Además de la vida, Fede realizó un importante trabajo en prensa que le permitió codearse con las autoridades del momento y con personajes públicos que aparecen inmortalizados en las instantáneas expuestas como Marcelino Santamaría, Modesto Ciruelos y un jovencísimo Félix Rodríguez de la Fuente. «Este último vino a nuestra casa a hacerse una foto para prensa y es un recuerdo que ahora queremos exponer porque vino con uno de sus aves rapaces», explica el hijo del autor de las imágenes.

«Son imágenes con mucha vida y muchos años, pero con una calidad infinita», añade el impulsor de la muestra que espera que los burgaleses puedan verse reflejados en muchas de ellas y recordar la época en la que los toros se veían en el coso de Vadillos y los anuncios no aparecían en los móviles sino que eran portados por los llamados ‘hombres-anuncio’. Treinta años en blanco y negro que pueden verse desde esta tarde en el histórico monasterio burgalés.

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos