El ILCyL reafirma el origen burgalés del español a través del Cartulario de Cardeña

José Manuel Ruiz Asencio, Gonzalo Santonja y José Antonio Fernández Flórez/IAC
José Manuel Ruiz Asencio, Gonzalo Santonja y José Antonio Fernández Flórez / IAC

Un nuevo estudio sobre el Cartulario de Cardeña, basado en la paleografía, aumenta la fiabilidad de las investigaciones sobre los orígenes del castellano

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

El Instituto Castellano y Leonés de la Lengua (ILCyL) ha reafirmado esta mañana el origen y la importancia del Cartulario Gótico de Cardeña, con un nuevo estudio fundamentado en el trabajo paleográfico desarrollado por José Antonio Fernández Flórez y Sonia Serna Serna. Este minucioso documento de 1.086 páginas, titulado ‘El Becerro Gótico de Cardeña. El primer gran cartulario hispánico’, ha permitido dotar de fiabilidad el trabajo de los filólogos, en su esfuerzo por conocer los detalles de la evolución lingüística del país.

Determinar el origen del castellano y dotarlo de argumentos son los principales retos que tienen los filólogos. Es por esto que el nuevo ejemplar publicado por el ILCyL titulado ‘El Cartulario Gótico de Cardeña. Estudios’ centra todos sus esfuerzos en recoger la evolución de la forma de comunicarse en la península, en ese cambio del latín al romance, a través de estudios de diferentes filólogos.

El documento, «muy técnico», como lo ha calificado José Manuel Ruiz Asencio, catedrático de la Universidad de Valladolid, recoge la gramática del origen del castellano, basándose en ese estudio paleográfico de 1.086 páginas -número que curiosamente coincide con la fecha de publicación del Cartulario de Cardeña-.

Dirigido principalmente a filólogos, está escrito por José Antonio Bartol Hernández, profesor de la Universidad de Salamanca, y José Ramón Morala, catedrático por la Universidad de León, pretende sentar las bases de ese nuevo «idioma del pueblo», según Gonzalo Santonja, director del ILCyL.

No obstante, el ejemplar que refuerza las conclusiones extraídas del Cartulario de Valpuesta, y se erige como «indispensable» y «definitivo» para conocer los orígenes del español, según Santonja. De hecho, la participación de miembros de la Universidad Complutense de Madrid, de la Autónoma de Barcelona y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, así como de universidades públicas de Castilla y León (Valladolid, León, Salamanca y Burgos).

El conjunto de trabajos de algunos de los mejores filólogos del país, aglutinado en este ejemplar, hacen del nuevo libro una piedra importante en el camino por conocer los detalles de nuestra lengua romance.

De hecho, este trabajo que reafirma los avances publicados por el ILCyL será sucedido por nuevos estudios en los que ya trabaja la Institución, como son el foro de Béjar, las losas silenses o la documentación de Sahagún. Según ha avanzado Santonja, el ILCyL mantendrá su compromiso con el orígen del castellano y su evolución a lo largo de sus primeros siglos de vida.

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos