«El dinero no es la religión de los Rothschild»

El barón Guy de Rothschild y su esposa celebran en Chantilly una victoria hípica en 1977. /AFP
El barón Guy de Rothschild y su esposa celebran en Chantilly una victoria hípica en 1977. / AFP

La escritora israelí novela la 'leyenda blanca' de la poderosa y aristocrática familia de banqueros e industriales

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

Desde hace tres siglos la familia Rothschild ha jugado un papel clave en Europa. Todopoderosos banqueros, industriales con intereses en todos los sectores, se les acusa de financiar guerras y aupar y derribar gobiernos. «Es cierto que se enriquecieron con las guerras, pero también supieron hacerlo en la paz», les defiende Sara Aharoni (1953), la escritora israelí que novela la 'leyenda blanca' de la aristocrática familia. Lo hace en 'El amor de la señora Rothschild' (Lumen), una ficción con base histórica centrada en Gútale Schnapper, la «modesta, generosa y sabia» esposa de Meir Amschel Rothschild y matriarca de una dinastía multimillonaria surgida de la miseria en el siglo XVIII.

Se remonta Aharoni al gueto amurallado de Fráncfort en 1770, cuando la adolescente Gútale registra en su diario la vida cotidiana de la Judengasse, la calle embarrada, angosta y oscura donde se hacinaban 3.000 judíos. Allí se arrebata de amor por el joven Meir, cambista como su padre, y al frente de una mísera tienda de objetos usados que será la insospechada primera piedra de un sólido imperio económico aún vivo.

El matrimonio perdió nueve hijos, pero sacó adelante a cinco hembras -sepultadas por la historia-, y cinco varones que progresaron y se distribuyeron por Europa -Londres, París, Mánchester, Viena o Nápoles- fundando bancos e industrias textiles, metalúrgicas y entrando en el comercio del oro y diamantes y más adelante de petróleo.

Sitúa el origen de su inmensa fortuna en una mísera casucha del gueto judío de Fráncfort en la que Gútale Schnapper parió 19 hijos

«El dinero nunca ha sido una religión para los Rothschild», asegura la escritora, que narra cómo el amor de la madre y el infalible olfato y talento del patriarca para los negocios hizo que su hijos se ganaran el favor y la confianza de políticos, aristócratas y magnates en toda Europa. «Su secreto fue unir a la familia y mantener el amor a los suyos por delante del amor al dinero», dice sin entrar en los opacos negocios de los Rothschild con Alfred Nobel, inventor de la dinamita, o de los De Beers, dueños del mercado de piedras preciosas.

Aharoni descubrió a Gútale al investigar para unos libros sobre Israel los asentamientos judíos sustentados por los Rothschild, cuyo papel fue crucial en la creación del Estado israelí. Han corrido ríos de tinta sobre el fundador de la saga y sus cinco hijos -Amschel, Natham, James, Salomon y Carl-, pero casi nada se sabía sobre la madre y sus cinco hijas, de modo que Aharoni comenzó a armar un puzle «en el que cada pieza era como un diamante».

Historia de Europa

A través del ascenso de la familia y la expansión de su fabulosa fortuna, su novela recorre la historia de Europa centrándose «en la intimidad de una mujer extraordinaria, de enorme corazón y sin la que Meir Rothschild no hubiera logrado lo que logró». Su hogar en la Judengasse y la cocina -donde Gútale cosía las camisas que enviaba a su hijo a Londres «para recordarle su origen y atenuar su fatua vanidad»- fueron el «centro de su mundo». Hasta aquel «refugio» llegaban noticias de todos los grandes acontecimientos de su época. Los que sus hijos financiaban con bonos o entorpecían con sobornos: el estallido de la Revolución Francesa, las guerras napoleónicas, la derrota del emperador Bonaparte o las alianzas y conflictos entre las casas reinantes en Europa.

Uno de los viajes para documentarse sobre la novela condujo a Aharoni hasta la gran sinagoga construida en París por los descendientes de Gútale y Meir. El rabino quiso presentarle al barón David de Rothschild. La autora evitó conocer al banquero y aristócrata francés y a cualquier otro miembro de la potentada familia hasta publicar el libro. «No quería que nadie me influyera y me sugiriera qué podía escribir y qué no», sostiene. Ahora sabe que su novela ha sido bien recibida «por algunos miembros de la familia, como la baronesa Ariane de Rothschild».

'El amor de la señora Rothschild' es la tercera novela de Aharoni, autora de seis libros infantiles y maestra, educadora y directora de escuela durante veinte años. En 2008 publicó 'Saltanat's Love', su primera ficción, basada en la vida de su madre. Fue un bestseller premiado en su país. donde ha vuelo a copar las listas de libros más vendidos.