Pamuk: «La ausencia de mi padre me hizo más libre»

Orhan Pamuk./Efe
Orhan Pamuk. / Efe

El Nobel de Literatura en 2006 se pregunta en su nueva novela, 'La mujer del pelo rojo', «por qué los turcos siguen votando a quienes aplastan a sus hijos»

CRISTIAN REINOBarcelona

Orhan Pamuk (1952), Nobel de Literatura en 2006, visita España, un país que visitó por primera vez cuando aún no había ingresado en la Comunidad Económica Europea. En Barcelona, su primera parada, solo pone una condición: «No hablar de política». Toda una provocación y una declaración de intenciones, pues reconoce que su última novela, 'La mujer del pelo rojo' (Literatura Random House), es muy «política» y porque el objetivo de la obra no es otro que hacer reflexionar a los turcos sobre «por qué siguen votando a padres que aplastan a sus hijos». De política, por tanto, sí habló este martes durante la presentación de su última obra, pero donde no entró es en la denuncia que hizo del genocidio armenio por parte de Turquía, lo que le ha costado un proceso judicial en su país.

Como su Estambul natal, Pamuk pone en su última novela frente a frente a Occidente y Oriente a través de dos de sus mitos fundacionales: el Edipo Rey de Sófocles (una historia de parricidio) y la historia de Rostam y Sohrab (una historia de filicidio), inmortalizada por el poeta persa Ferdousí. «En Occidente, nos sentimos mal por Edipo, sentimos tristeza por su culpa. Pero al sentirnos tristes, le estamos perdonando», señala. «En Oriente, en cambio, cuando nos sentimos mal por ese padre que ha matado a su hijo, estamos legitimando al Estado todo poderoso que mata a sus hijos, que ejerce su autoridad aplastando a sus hijos», apunta.

La historia trata de una tragedia contemporánea que explora temas como la culpa, el deseo y la paternidad. Un relato de amor y parricidio donde se mezclan la intriga, la fábula y la tragedia y en el que emprende una exploración sobre la familia, la pasión y las libertades individuales. Todo ello ambientado en las afueras de Estambul, donde un maestro pocero y su joven aprendiz son contratados para encontrar agua en una llanura estéril. «Asocio esta relación paterno filial del padre pocero y el hijo aprendiz al autoritarismo (tradición cultural de mi parte del mundo) y a la individualidad (Sófocles)», asevera. El pozo, dice, entendido como una metáfora en Oriente Medio. El agua escasea y encontrarla es fundamental, cavando pozos. «Donde hallas agua, podrás crear civilización», señala. «Hace 25 años que tenía esta historia en la mente, viendo los derroteros autoritarios de Turquía, por eso decidí escribir esta novela», revela. «Las buenas novelas y los buenos novelistas son premonitorios, pero son profetas sin saberlo», mantiene.

Mientras excavan metro a metro sin suerte, nace entre el pocero y su aprendiz un vínculo casi paterno-filial, una dependencia mutua que se ve alterada cuando el adolescente se enamora de una misteriosa mujer de pelo rojo. La relación paterna le remite a Pamuk a su infancia, vivida con un padre ausente. Una ausencia que a la postre la considera positiva, a pesar de que echó de menos «afecto y ternura», pues así se hizo «más libre» y pudo ser escritor y artista. «No fui aplastado por el autoritarismo de otros padres», relata. Y el pelo rojo de una mujer, en tanto que es su novela más feminista, según admite, remite a las ansias de una mujer de no plegarse a las reglas y a su destino. «En la gran literatura occidental, especialmente la novelística, la mujer del pelo rojo simboliza, desde Shakespeare a Sylvia Plath, la mujer sin control, la rabia, la furia, la enajenación, la fuerza que no está bajo control, mientras en la parte del mundo donde vivo, además de esas características, se le añaden otros atributos, como 'artificial', 'artista', 'mujer de cascos sueltos' o 'de sexo fácil'», reflexiona.

'La mujer del pelo rojo' es la décima novela de Pamuk, el escritor turco con más ventas a nivel internacional y un autor de referencia en su aproximación a las diferencias entre la cultura occidental y oriental. Nació en Estambul en 1952. Fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 2006. Es autor de las novelas, entre otras, 'Cevdet Bey e hijos', 'La casa del silencio', 'El castillo blanco', 'El libro negro', 'La vida nueva', 'Me llamo Rojo', 'Nieve', 'El museo de la inocencia' o 'Una sensación extraña' y de los ensayos 'Otros colores', 'La maleta de mi padre' y 'El novelista ingenuo y el sentimental'. Sus libros han sido traducidos a más de cuarenta idiomas.

 

Fotos

Vídeos