«Queremos un gobierno de derechas porque así la sátira vende más»

Edu Galán y Darío Adanti. /Pilar Martín (Efe)
Edu Galán y Darío Adanti. / Pilar Martín (Efe)

Darío Adanti y Edu Galán presentan 'La biblia negra de Mongolia', un libro que «ofende a toda las religiones, incluida la budista»

Iker Cortés
IKER CORTÉSMadrid

Convertidos en sacerdote e imán. Así presentaron ayer los humoristas Darío Adanti y Edu Galán 'La biblia negra de Mongolia' (Reservoir Books), un libro que «no solo ofende a la religión cristiana sino a todas las religiones, incluida la budista. Y eso que han hecho poco más que comer vegano y tirarse flatulencias», asegura Adanti desde el púlpito de El Paticano de la madrileña Lavapiés. Ironía fina, sarcasmo y, por qué no, humor del grueso componen este volumen de negro y dorados que llega a tiempo para la Semana Santa.

El tono irreverente impregna todo el tomo: desde la relectura que los mongolos hacen de las sagradas escrituras -en la última cena, Jesús les dijo a sus apóstoles: «No os cortéis y pedid lo más caro de la carta, que como en nada me matan hoy pienso hacer un simpa»- hasta el diccionario de términos religiosos que ocupa el grueso del libro -castidad: que ha condenado a sus genitales a ser meros orificios de desagüe-, pasando por los pasatiempos las noticias, los breves -'Malestar en el obispado por la reducción del número de niños por sacerdote'- y las entrevistas -Renato Polidoro: «Las sotanas se diseñaron con falda para agilizar las violaciones»-, que completan un libro repleto de ilustraciones, algunas tan descacharrantes como la de ese burka que lleva sobreimpresionado el cuerpo de una mujer en bikini.

Entre tanto chiste y comentario mordaz, resulta impactante encontrarse con entrecomillados reales en el libro, como los que lanzó el papa Francisco después del ataque a la revista satírica 'Charlie Hebdo', en 2015: «Si insultan a mi mamá, pueden esperarse un puñetazo. Es normal». Dice su compatriota Adanti, transmutado aún en cura, que es que los de 'Mongolia' «tienen manía a la religión». «Suelen decir que están en contra del pensamiento mágico, que se ha quedado desfasado en el siglo XXI y les retrotrae al pasado» y que «hay que luchar contra ese concepto del respeto a las religiones. Las religiones hay que ponerlas en entredicho a través de humor».

A su lado, el imán Galán se muestra mucho más combativo. «Con este libro y el voto a Vox estáis creando más musulmanes radicales como yo. Os vais a cagar como no acepteis a Mahoma, se viene Al-Andalus», dice a voz en grito, provocando la carcajada de los presentes. Y avisa a incautos: «Han creado una página para que podáis dibujar a Mahoma y luego se pondrán en contacto con nosotros para que os demos un susto. Recordad Bataclán… No hay punto más peligroso ahora mismo que un concierto de José Manuel Soto».

«Solo un asturiano, dos argentinos y un catalán podían hacer algo tan desagradable e irrespetuoso con la religión. Es una gran herejía hecha por estas almas poseídas por el demonio», asevera por su parte Adanti. Ambos se quejan de que ni los creadores de tan horrible libro han aparecido para la presentación, así que de presentaciones en el Vaticano ni hablemos. «Estos personajes son humoristas porque son unos cobardes», dice Adanti.«Encima, cagones», apostilla Galán. «Es más -continúa Adanti- están deseando que haya un gobierno de derechas y fascista en España porque es cuando más se vende la sátira». Pero esta vez los de 'Mongolia' lo tienen todo atado y bien atado. «Han sido más listos, porque si ahora les denuncian los abogados cristianos, se las verán con los abogados de Random House y no tendrán que hacer crowdfunding», dicen.