Entrevista

Mónica Naranjo: «Soy una hippie redomada»

Mónica Naranjo./Efe
Mónica Naranjo. / Efe

La cantante anuncia 'Renaissance', una gira que reunirá «el pasado, presente y futuro» de la diva, que cumple 25 años en el negocio musical

Iker Cortés
IKER CORTÉSMadrid

Dice Mónica Naranjo (Figueras, 1974) que en esta ocasión le ha costado «la vida» escoger el repertorio que nutrirá su próxima gira. No es de extrañar. Con siete álbumes a sus espaldas y más de diez millones de discos vendidos en todo el planeta, decantarse por una u otra canción es todo un reto. Pero más si las cuatro fechas programadas hasta el momento –Madrid, Sevilla, Málaga y Barcelona– celebran una efeméride especial: los 25 años que han transcurrido ya desde que publicó su álbum de debut. «Se encierran muchos sentimientos, anécdotas y emociones», explica. «Vamos a reunir el pasado, el presente y el futuro y he tenido que hacer algo que normalmente no hago, que es pensar en qué quiere escuchar el público. Toca rememorar y recordar».

No hay, sin embargo, un ápice de nostalgia en sus palabras. «¡Soy una hippie redomada! Ni siquiera me había dado cuenta de que se cumplían los 25 años», confiesa quien asegura vivir en el presente. Rodeada de amigos y de numerosos medios de comunicación, la diva presentaba este jueves la gira 'Renaissance', aunque lo hacía con grandes dosis de misterio. Sólo dejó entrever que será un show de una hora y 45 minutos con músicos de rock y clásicos y una gran coral «para seguir trabajando en la versatilidad que siempre he defendido». Alejada de los escenarios durante cuatro años, Naranjo ha decidido volver a subirse «poco a poco, desde la humildad, y calibrando cada paso». En este sentido reconoce que, a diferencia de su faceta televisiva –«Yo siempre he tenido mucho miedo a hacer el ridículo y la televisión me lo ha quitado», llega a decir durante la entrevista–, la música le obliga «a ser responsable». «Siempre que estoy bien conmigo misma y llena de energía para compartir me subo a un escenario, pero si no, nunca lo hago. Soy muy honesta». Y va más allá. «Es muy importante parar y volver con energía. A veces tomar distancia de las cosas es lo mejor», dice quien pasó siete años al margen del negocio musical para formar una familia.

Cabe preguntarse qué queda de la Mónica que con 18 años empezó a triunfar en México. «Hace unos años pensaba que nada. Pero este último año me he dado cuenta de que sí queda mucho, porque de repente me he visto totalmente alejada del tipo de vida que llevaba, viajando por el mundo, siendo cotilla, gamberra, curiosa. ¡Coño, he descubierto que la niña esta superdespierta en mí!». Lo dice porque, precisamente el pasado verano, puso fin a su matrimonio de 16 años con Óscar Tarruella, su representante entonces.

Pero la gira no es el único proyecto que la vocalista de Figueras tiene en mente. Acaba de grabar un programa de ocho capítulos para Telecinco titulado 'Mónica y el sexo'. En él viaja por todo el mundo descubriendo las fantasías y el deseo de celebrities y anónimos. «Ha sido muy liberador porque he podido ser yo y no he tenido que estar sujeta al personaje que está ligado a la música». Y no sólo eso, también prepara el primer volumen de un nuevo proyecto musical que llevará por titulo 'Mes Excentricitès'. El primer sencillo saldrá a la luz en mayo y es posible que el volumen se lance justo cuando llegue la gira en octubre. «Al no estar sujeta a nada estoy como una niña pequeña en el estudio, creando, y me encanta», dice ilusionada. No será, pues, un álbum al uso. «Yo voy a ir haciendo canciones y supongo que Sony luego las reunirá, pero a mí me gusta ir sacando temas y compartiéndolos. El mundo de la música tal y como lo conocemos está obsoleto y hay que reinventarse».