Entrevista

Albert Gálvez: «No podía ir con nadie mejor»

Albert e Iván Gálvez. /Antena 3
Albert e Iván Gálvez. / Antena 3

Albert se convirtió, junto a su hermano gemelo Iván, en el primer ganador de 'Masters de la reforma'

JULIÁN ALÍA

Expulsados en la quinta gala, Albert Gálvez (Barcelona, 38 años) y su hermano Iván fueron repescados en la sexta para continuar su andadura en 'Masters de la reforma', el programa de Antena 3 que vivió su final este lunes. No desaprovecharon esa segunda oportunidad los gemelos, y finalmente derrotaron a José e Iratxe para hacerse con los 130.000 euros de premio y otros 20.000 euros en muebles.

- ¿Por qué decidieron apuntarse?

Un compañero de trabajo nos envió el enlace a mí y a mi hermano. También quisimos salir de la monotonía del trabajo.

-No podía ir el uno sin el otro, ¿no?

No podía ir con nadie mejor que con mi hermano, no. Yo tengo esa parte creativa, pero al final él es una máquina con el tema de instalaciones, que es lo que le gusta, y hacer lo que a mí se me va ocurriendo. Hacía muchos años que no convivía de una manera tan cercana con él.

-¿Cómo ha sido la experiencia?

Un espectáculo. Se puede ver desde fuera, pero desde dentro es una experiencia muy buena. Trabajar con estos profesionales, Tomás (Alía), Carolina (Castedo) y Pepe (Leal) ha sido muy gratificante. Sobre todo al principio teníamos nuestros más y nuestros menos, porque yo era un poco el rebelde. Acostumbrado siempre a mandar, te cuesta acatar las órdenes, pero al final te vas dejando llevar. Ese ha sido uno de los motivos de que hayamos podido aprender muchísimo y llegar tan lejos.

-¿En algún momento se vieron ganadores?

No, porque éramos conscientes de que nuestro talón de Aquiles era el interiorismo, no teníamos experiencia ni conocimientos. El hecho de estar en las pruebas de eliminación constantemente, y tener la suerte de que hubiese alguna pareja que cometía algún fallo, nos daba la posibilidad de que en el veredicto nos diesen esos puntos para aprender y avanzar. Y las 'master classes' sobre la combinación de colores, la distribución del mobiliario, los estilos.

-¿Cómo resurgieron después de ser eliminados?

Cuando nos eliminaron, pensamos: 'Ostras, hemos perdido una oportunidad', y cuando nos repescaron tomamos conciencia de la situación y no quisimos perder una segunda. A medida que fuimos avanzando sí vi que íbamos teniendo más posibilidades. Aunque debo decir que en el momento del veredicto final, si me pinchan, no sangro. Tenía la sangre congelada. Los nervios y la incertidumbre nos comían por dentro.

-¿Cómo siguieron la final el lunes?

Quedamos con todos los amigos y revivimos ese momento, porque cuando estás inmerso en el trabajo no eres consciente de lo que está pasando. Fue muy bonito. Manel (Fuentes) siempre me tachaba de ser el hombre más duro del programa, y me acabé emocionando al verlo por la tele.

-Y al fin pudo decir que había ganado.

Bueno, el tema de la confidencialidad es algo normal, lo he llevado bien. Al principio nadie sabía que íbamos a concursar, y estábamos como desaparecidos. Luego, al que apretaba con preguntas le decíamos: 'Si nos das en efectivo la cláusula de confidencialidad, te cuento lo que quieras'.

-¿Qué piensan hacer con el premio?

Tapar algunos huequecitos, y más adelante desarrollar algún proyecto que tenemos pensado, pero de momento no vamos a hacer mucho ruido al respecto. Vamos a ir viendo pasito a pasito qué va aconteciendo para después tomar decisiones firmes y sólidas.