Eduardo Sáenz de Cabezón: «Aprender es lo que más me gusta»

Eduardo Sáenz de Cabezón, nuevo presentador del programa de divulgación 'Órbita Laika'./RTVE
Eduardo Sáenz de Cabezón, nuevo presentador del programa de divulgación 'Órbita Laika'. / RTVE

El matemático riojano presenta 'Órbita Laika', que emite este domingo La 2. «Vamos a conseguir que se hable de ciencia»

JULIÁN ALÍAMadrid

Sin importar que no sea un 'best seller', el matemático Eduardo Sáenz de Cabezón (Logroño, 46 años) le pone todo el cariño y empeño a su nuevo proyecto. Como un libro que esconde un conocimiento necesario y que aguarda en la biblioteca esperando a que algún curioso se acerque, 'Órbita Laika' (La 2, 22.00 horas) dedica su tercera edición a desvelar los enigmas y misterios del cerebro. «Yo creo que no se está grabando solamente para este momento, sino que va a ser de recorrido largo», comenta el presentador.

-'Órbita Laika' ha llegado con cambios, pero mantiene la esencia.

-Claro. Siempre tiene esa vocación de llevar la ciencia a un público que está, o no, interesado en ella. En esta edición, todos los que aparecemos somos científicos, incluido yo, que soy el presentador y matemático. Del plató me voy a mi despacho a hacer mis matemáticas, y con mis estudiantes y todo eso. Somos los propios científicos mostrando la ciencia, y a la vez que contamos cómo funcionan las cosas, o qué se está investigando, nos gusta contar por qué lo hacemos, como especie, como humanos.

-¿Cómo le llegó la propuesta para presentar el programa?

-En dos tiempos, porque si no, es difícil de asumir. Me dijeron que habían hecho una propuesta para 'Órbita Laika' y que iba mi nombre ahí. Pues bien, me parecía bien colaborar con un programa de televisión, de divulgación y tal. Y luego ya: 'No, es que hemos ganado el concurso y vamos a ser nosotros. Va tu nombre ahí, pero es que vas como presentador'.

-Y ya no podía echarse atrás.

-Hombre, me alegra que me llamen para esto. Significa que valoran lo que haces, lo que han visto en las charlas, en mi canal de YouTube. Y, jolín, es un cambio de dirección importante el poner como cara visible de un programa de ciencia a un científico. Eso ya me parece bien de por sí, de decir: Jo, qué guay, si a alguien le proponen esto, tiene que hacerlo. Pues resulta que me lo han propuesto a mí. Era como un sí autobligado, pero estoy muy contento.

-¿Cómo ha sido el salto a la televisión?

-Estoy aprendiendo muchísimo. De ciencia gracias a los colaboradores, guionistas y al equipo científico que hay detrás del programa, y también de cómo funciona la tele. A mí, aprender es lo que más me gusta en la vida. Entonces, estoy aprendiendo de cómo funciona la comunicación a este nivel. Lo había vivido en escenarios, teatros, bares. y esto es otro ritmo. Y luego también de mí mismo, porque nunca me había enfrentado a un reto así.

La era de la opinión

-¿Cómo ve el nivel de la ciencia en la sociedad?

-Creo que debería estar más alto en cuanto a que la ciencia forme parte del discurso cotidiano a todos niveles: social, de calle, político. Me parece que ahora mismo estamos pasando de una era de la información a una de la opinión. Y eso es peligroso. La opinión muchas veces no se basa en hechos, y eso hace que se generen falsos silogismos. No todas las opiniones son iguales ni valen lo mismo, o quizá la opinión sí, pero desde luego los argumentos no, y es un momento en el que la ciencia debe estar presente dentro de la batería de argumentos para movernos como sociedad. En eso creo que tenemos un camino por recorrer, y es un paso que queremos dar con este programa.

-¿Cree que la ciencia tiene el espacio necesario en televisión, o para eso ha llegado este programa?

-Tiene sus espacios, pero creo que 'Órbita Laika' cubre uno que no estaba antes. Lo más parecido que se me ocurre es 'El hombre y la Tierra', un programa que daba gusto verlo, y que luego podías hablar de él en el bar. Quizá otros son más elevados, o presuponen un nivel de interés o conocimientos previos, que están muy bien y tiene que haberlos, pero faltaba este huequito para un trampolín que conectase a gente que no tiene eso y a la que le interesa o le puede interesar. Y hablarlo desde una posición en la que los científicos no estamos en un plano superior. Es un programa muy inclusivo. Hablamos de cosas básicas y avanzadas sin que nadie tenga por qué sentirse tonto, ignorante, o que le parezca que esto es para otra gente.

-¿Le parece que puede ser un programa útil?

-Totalmente. Hay algunas secciones de programas en concreto que he pensado: Joder, estos diez minutos, a un museo, por favor, para que todo el mundo lo vea. O a todas las clases de secundaria y primaria, mejor. Y a las televisiones de la gente, claro. Creo que vamos a conseguir que se generen conversaciones y que la gente se implique a partir de lo que hacemos aquí, porque lo veo en el equipo.

-¿Y cómo ve el tema de la audiencia?

-Con este programa no solo hablamos de quien lo ve los lunes por la noche, sino también del que lo va a ver luego en internet, y del que lo va a ver dentro de un par de años. Yo creo que no se está grabando solamente para este momento, sino que va a ser de recorrido largo.