Diego Rubio podría recibir hoy el alta, una semana después de haber sido atropellado

Diego Rubio (derecha), en la llegada a meta de una etapa de la Vuelta a Cataluña/EFE/QUIQUE GARCÍA
Diego Rubio (derecha), en la llegada a meta de una etapa de la Vuelta a Cataluña / EFE/QUIQUE GARCÍA

El ciclista abulense del Burgos BH fue atropellado el pasado 29 de marzo cuando se encontraba entrenando en Navatalgordo (Ávila)

EFEÁvila

El ciclista profesional abulense, Diego Rubio (1991, Navaluenga), del equipo Burgos-BH, se encuentra pendiente de recibir el alta, una semana después del atropello sufrido el pasado 29 de marzo mientras entrenaba en la AV-913, a la altura del término municipal de Navatalgordo (Ávila).

Rubio ha comentado a EFE, minutos antes de recibir uno de los premios que otorga la Asociación Abulense de la Prensa Deportiva en la XLV Gala Provincial del Deporte, que es posible que hoy reciba el alta, aunque antes le tendrán que realizar unas pruebas para descartar que tenga alguna figura en las costillas.

Precisamente es en las costillas y algo en el cuello donde se concentran algunas de las molestias que aún padece, una semana después de aquel accidente que se ha quedado en «un susto».

Desde que sufrió el atropello, Diego Rubio ha tratado de recuperarse haciendo ejercicio todos los días con el fisioterapeuta, con el que asegura haber trabajado «mucho y bien».

Una vez que reciba el alta, espera «volver cuanto antes a la normalidad», ya que de esa forma le será más fácil «olvidar un poco» lo sucedido, porque ha reconocido que «se cogen miedos».

Unos miedos que ha sentido, no sólo conduciendo, sino también cuando va de copiloto en un coche y tiene «un poco de susto aún en el cuerpo» al ver un vehículo en dirección contraria.

Si hoy recibe el alta y sigue la misma evolución, espera poder participar este domingo en la Clásica de Amorebieta, ya que las lesiones sufridas hace una semana le han privado de estar participando en la Vuelta al País Vasco, que junto a la Volta a Cataluña, era una de sus prioridades de la temporada.

A expensas de una posible invitación al equipo para la Vuelta a España, Rubio reconoce que Cataluña y País Vasco eran sus principales objetivos.

Precisamente en la Volta estuvo a punto de ganar una etapa tras protagonizar una larga escapada de 100 kilómetros, después de la cual acabó segundo, al ser batido por el alemán Aximilian Schachmann, del Quick Step.

Tras el atropello, el ciclista abulense confirmó a través de las redes sociales y de la página web de su equipo que «tras el gran susto» se encontraba «bien» y que no tenía «nada roto».

«¿Seguiremos sin endurecer las leyes en la carretera? #PorUnaLeyJusta», señaló entonces Rubio.

El suceso se produjo a las 15.15 horas del 29 de marzo, dentro del término municipal de Navatalgordo, mientras entrenaba en esas carreteras en las que han hecho lo mismo ciclistas como Carlos Sastre, Francisco Mancebo, José María Jiménez Sastre o Ángel Arroyo, entre otros.

En esa zona, un coche invadió el carril por el que circulaba y chocó contra Diego Rubio, que fue trasladado en helicóptero hasta el Hospital Nuestra Señora de Sonsoles, en la capital abulense.

Al día siguiente, el ciclista abulense dio las gracias a quienes se estaban interesando por su salud y escribió en su Twitter: «Ayer entrenando, al salir de una curva, un coche invadió nuestro carril y me atropelló frontalmente. Después del gran susto, estoy bien y no tengo nada roto. Seguimos sin endurecer las leyes en carretera? #PorUnaLeyJusta».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos