Copa América

La Argentina de Messi cumple y va a semifinales con Brasil, una final anticipada

Messi (c) controla el balón ante varios rivales. /AFP
Messi (c) controla el balón ante varios rivales. / AFP

La 'Pulga' no fue, otra vez con Argentina, el meteorito del Barça

COLPISA / AFP

La Argentina de Lionel Messi salvó este viernes los papeles al derrotar 2-0 a Venezuela y se cruzará en semis con Brasil el próximo martes en Belo Horizonte, en lo que para muchos será una final anticipada de la Copa América.

La bicampeona del Mundo, que no había brillado hasta ahora en el torneo continental, jugó el mejor partido de los disputados en Brasil y defendió mejor que en los juegos anteriores. Y los goles de Lautaro Martínez con el taco en el 10 y de Giovani Lo Celso en el 75 le sirvieron para deshacerse de una apagada Vinotinto, una selección que nunca ha ido a un Mundial y de la que se esperaba más en este torneo.

Ahora los de Lionel Scaloni se verán las caras el martes contra pentacampeona del mundo Brasil en el Mineirao de Belo Horizonte (sudeste), en un choque de lujo entre dos potencias que arrastran sequía de títulos.

0 Venezuela

Wuilker Fariñez; Ronald Hernández, Jhon Chancellor, Luis Mago (Yeferson Soteldo, m.56), Roberto Rosales (Luis Manuel Seijas, m.83); Junior Moreno, Yangel Herrera, Tomás Rincón; Jhon Murillo, Darwin Machís (Josef Martínez, m.69); Salomón Rondón.

2 Argentina

Franco Armani; Juan Foyth, Germán Pezella, Nicolás Otamendi, Nicolás Tagliafico; Rodrigo de Paul, Leandro Paredes, Marcos Acuña (Giovani Lo Celso, m.68); Lionel Messi, Lautaro Martínez (Ángel di María, m.63), Sergio Agüero (Paulo Dybala, m.84).

Goles
0-1: m.10: Lautaro Martínez. 0-2: m.75: Lo Celso.
árbitro
El colombiano Wilmar Roldán, ayudado en las bandas por sus compatriotas Wilmar Navarro y Jhon León. En el VAR estará el peruano Diego Haro. Amonestó a los venezolanos Tomás Rincón, Yangel Herrera y Soteldo y a los argentinos Lautaro Martínez y Marcos Acuña.
Incidencias
Partido de los cuartos de final de la Copa América de Brasil 2019 disputado en el estadio Maracaná de Río de Janeiro ante 50.094 espectadores, de ellos 42.495 de pago y 7.599 invitados.

La Albiceleste, como había adelantado la víspera su técnico Lionel Scaloni, salió a cumplir con su trabajo: hacerse con las riendas del juego para sacudirse las críticas. Movió con calma el balón, y en los primeros compases Sergio 'Kun' Agüero avisó con un disparo entre los tres palos bien atajado por Wuilker Faríñez.

Venezuela también hizo lo que mejor sabe hacer: rápidos contragolpes en busca de Salomón Rondón.

En el minuto 6, el defensa Germán Pezzella tuvo la primera clara oportunidad para la Albiceleste. Tras un córner, se quedó solo en al área chica con un balón inesperado que no pudo controlar. Y en el 10, tras un centro de córner de Messi, el 'Kun' disparó raso y, muy hábilmente, Lautaro desvió con el taco el balón, que entró por debajo de las piernas de Faríñez, que de esta manera encajaba su segundo gol en el campeonato.

Después del gol, el juego se ralentizó, y se vio muy interrumpido por las faltas: en 15 minutos, el colombiano Wilmar Roldán ya había sacado tres amarillas. Y ni la Albicelste ni la Vinotinto, muy apagada, volvieron a flirtear con gol en el primer tiempo.

La 'Pulga' no fue, otra vez con Argentina, el meteorito del Barça que se desliza entre rivales con el balón pegado a los pies como si tuviera velcro en las botas. Pero estuvo más presente que en otros partidos. Quiso, de alguna manera, reivindicarse con la Albiceste, un borrón en una carrera perfecta. Antes del partido, hasta entonó el himno, cosa que nunca hace.

Buscó mucho la triangulación con el 'Kun', uno de los más activos, y ensayó varias diagonales sin fortuna desde su posición de falso 9. En la primera parte, le reprochó a Pezzella que no le pasara un balón hacia su desmarque. En el 41, se sacó un centro envenenado que no terminó en final feliz.

Pero el 4-1-4-1 de Rafael Dudamel, con una marca escalonada y Junior Moreno como tapón, consiguió frustrarle sus intentonas.

En el segundo tiempo, los de Scaloni volvieron a salir con fuerza, y en los primeros compases Martínez se escapó, pero su disparó terminó yéndose por los aires. A partir de ahí, tuvieron un bajón, y Venezuela empezó a dominar, con rápidos pases y búsqueda del arco. Scaloni dio entrada a Ángel Di María -su partido 100 con la selección-, y sacó a Martínez para darle más rapidez al ataque.

El portero Franco Armani salvó lo que hubiera sido el empate: un cañonazo desde el interior del área de un desmarcado Ronald Hernández. Y poco después llegó la sentencia, cuando Lo Celso, cuestionado en los primeros partidos, empujó un balón que Faríñez dejó suelto al no terminar de atajar un trallazo del 'Kun'.

El 2-0 no quemó la voluntad de los caribeños, que intentaron descontar, a base de llegadas infructuosas por la banda izquierda. Pero las cosas ya no cambiaron.