La ilusión de los modestos tiene su recompensa en la Copa

Los jugadores del Alcorcón celebran la elminación al Madrid en 2009. /Efe
Los jugadores del Alcorcón celebran la elminación al Madrid en 2009. / Efe

En la historia moderna numerosos han sido los equipos de Segunda y Segunda B que vencieron a los grandes de la Liga, en partidos que marcaron un antes y un después, como el del 'Alcorconazo' en 2009

MELISA CABALEIROMadrid

La Copa del Rey es la competición de la ilusión. Aquella en la que los equipos más modestos esperan poder demostrar, en estadios legendarios y ante estrellas futbolísticas, su talento ante el mundo. Todo comienza el día del sorteo, una jornada en la que los más humildes estallan de alegría al conocer que son los grandes agraciados por enfrentarse a adversarios como el Real Madrid, el Barcelona o el Atlético de Madrid. Jugar en el Santiago Bernabéu, en el Camp Nou o en el Wanda Metropolitano no es un asunto fácil, pero es un reto a nivel profesional. Un desafío ante el que la mayoría intenta complicar la vida a su majestuoso contrincante pero en el que sólo unos pocos afortunados consiguen entrar en la historia.

En el antiguo formato de Copa -a sólo un partido-, tres equipos modestos sacaron los colores al actual defensor del título, el Barcelona: el Figueres, el Novelda y el Gramanet fueron los causantes de tres temporadas seguidas de fracasos (desde la 2001-02) para el club blaugrana. Sin embargo, desde que el torneo se disputa a dos partidos, el Barcelona es el gran dominador de la competición. El conjunto azulgrana es el que más copas atesora en su vitrina (30), siete más que su perseguidor más cercano, el Athletic. Además, sus cuatro títulos consecutivos le convierten en un titán difícil de derribar. Difícil, pero no imposible.

El Barcelona es el dominador del torneo pero no sólo fracasó cuando la Copa era a partido único: en 2007 el Getafe le eliminó después de un 5-2 en el Camp Nou, recordado por el gol de Messi

Prueba de ello fue la derrota en las semifinales ante el Getafe en 2007, única debacle del club catalán en la Copa. Un duelo que se saldó con un 5-2 en la ida para los azulgrana -con el histórico gol 'maradoniano' de Leo Messi- pero con un 4-0 en el Coliseum Alfonso Pérez.

Messi, en su slalom en la ida de semifinales
Messi, en su slalom en la ida de semifinales

El feudo del sur de Madrid fue testigo de la goleada del conjunto azulón, que arrebató a los azulgrana el pase a una final y la opción de conquistar un título que se llevó el Sevilla aquel año.

El Madrid perdió 4-0 con el Alcorcón, lo que dejó sentenciado a Pellegrini, justo un año después de que el Real Unión le hubiese apeado gracias a marcar tres goles en cada partido

Pero si hay un club al que la Copa del Rey le trae amargos recuerdos ese es el Real Madrid. Hay que remontarse a 2008 para observar el primer varapalo del conjunto merengue en la competición. En aquella ocasión, el Real Unión de Irún -en ese momento equipo de Segunda B- fue el encargado de pintar la cara a los blancos. El Madrid, comandado entonces por Bernd Schuster, fue derrotado por 3-2 (la noche que De la Red jugó su último partido al quedar desplomado por un problema coronario).

En el Bernabéu, aunque el Madrid se impuso por 4-3 y Raúl fue el autor de un 'hat-trick', el resultado no le valió para pasar de ronda frente a los irundarras, que dieron la cara y obtuvieron como premio el pase a octavos de final.

Más información

El 'Alcorconazo'

Pero ahí no quedó la cosa. Un año después esperaba el humilde Alcorcón, un partido que se convirtió en uno de los mayores batacazos de la historia del conjunto blanco. Aquel 27 de octubre de 2009 el equipo de Manuel Pellegrini fue castigado con un 4-0. Dos tantos del canterano merengue Borja, un autogol de Arbeloa y otro de Ernesto consumaron la debacle ante el conjunto alfarero de Segunda B.

Más grave todavía fue la vuelta en el Bernabéu, en la que los blancos sólo pudieron anotar un gol, renta muy insuficiente para consumar una remontada. El 'Alcorconazo', cómo fue bautizado, hizo mucho daño y todavía resuena en los muros del feudo blanco. Más incluso que la dolorosa derrota en Toledo a partido único.

El Madrid sufrió dos decepciones ante equipos de Segunda B que superaron la histórica eliminación frente al Toledo cuando era a partido único

Polémica y muy recordada también fue la eliminación de los blancos en 2015, con Rafa Benítez al frente. El partido de dieciseisavos de final, que les enfrentaba al Cádiz en el Ramón de Carranza, se saldó con victoria por 1-3. Sin embargo, el cuadro blanco perdió el partido en los despachos al alinear al ruso Denis Cheryshev, sancionado para la Copa en su etapa en el Villarreal, motivando que el juez de Competición diera la eliminatoria por perdida tras la denuncia gaditana a la FEF.

Una crisis de resultados negativos que propició el despido, un mes después, del actual técnico del Newcastle. Los malos números del Madrid en Copa se extienden hasta la temporada pasada, en la que empató a dos en casa ante el Fuenlabrada (2º B) y el Numancia (Segunda), y cayó en cuartos de final -también en casa- ante el Leganés por 1-2.

La temporada pasada tanto el Athletic como la Real Sociedad quedaron eliminados contra todo pronóstico por Formentera y Lleida

De igual forma, la temporada pasada fueron sonadas las derrotas de la Real Sociedad frente al Lleida y del Athletic ante el Formentera que pasó a la historia, como aquella con el Xerez cuando Ziganda y Valverde eran jugadores. Pero el conjunto bilbaíno seguramente tampoco olvide su caída ante el Eibar en 2012, poco después de las finales con Bielsa.

Los armeros, por aquel entonces en Segunda B, complicaron las cosas en San Mamés. El subcampeón de Copa empató a cero en la ida y a uno en San Mamés. A pesar del gol de Aduriz en el minuto 88, el Eibar consiguió el pase a octavos de final, donde esperaba el Málaga.

Otros correctivos

Pero no sólo el Barcelona y el Real Madrid cosechan derrotas ante equipos humildes en Copa. El Atlético también cayó ante un 'segunda B', en este caso el Albacete. Los manchegos consiguieron derrotar a los colchoneros en los dos partidos: 2-1 en la ida y 0-1 en el Calderón. Aquel 21 de diciembre de 2011 fue el fin de la etapa Manzano y el comienzo de la época más dorada del Atlético: la era Simeone.

Diego en el Atlético-Albacete de 2011
Diego en el Atlético-Albacete de 2011

Otra de las amplias goleadas de la historia de la Copa fue el duro correctivo del Poli Ejido al Villarreal en los dieciseisavos de final de 2008, una eliminatoria en la que los almerienses no tuvieron rival y el 'submarino' ofreció una imagen muy lejana a la que acostumbraba. En la ida, los amarillos cayeron por un rotundo 5-0, mientras que en El Madrigal sólo consiguieron un empate a uno.

El Mirandés en la 11-12 y el Numancia de Lotina en 1996 se ganaron un hueco en el corazón de los españoles

Y si se habla de sorpresas en el torneo, hay que hablar del Mirandés del año 2012. El conjunto burgalés de Segunda B fue el equipo revelación del torneo y consiguió la gesta de eliminar a tres grandes de Primera División: el Villarreal, el Racing y el Espanyol. Con un muy buen estado de forma, el Mirandés llegó hasta las semifinales de la competición, pero no pudo superar al Athletic, que le endosó un 6-2 en San Mamés.

Pablo Infante fue el héroe del Mirandés
Pablo Infante fue el héroe del Mirandés

Los bilbaínos pasaron a la final del torneo, que conquistó aquel año el Barça de Pep Guardiola, pero el modesto equipo pasó a formar parte del recuerdo de todo un país, como el Numancia en 1996 que eliminó a Real Sociedad, Racing y Sporting y plantó cara al Barcelona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos