Final

Montella aboga por la unión

Vincenzo Montella, durante su conferencia de prensa previa a la final. / Foto: EFE | Vídeo: Atlas

El italiano, que todavía duda de su continuidad en el banquillo del Sevilla la próxima temporada, espera un encuentro equilibrado donde Messi no sea tan protagonista como hace quince días en el Pizjuán

LUIS F. GAGOMadrid

Aterrizó Montella en la rueda de prensa previa a la final de la Copa del Rey ante el Barcelona de este sábado con su carismática sonrisa. Empezó el técnico italiano resaltando la importancia de la cita histórica a la que se enfrenta el Sevilla sin negar que, probablemente, se juegue tanto él como el equipo toda la temporada a una sola carta. «Sabemos de la ilusión de la gente y la afición por lo que pueda ocurrir. Eso es lo que nos da un impulso a nuestras intenciones y fundamentos», aseveró el preparador sevillista.

Pese a esas esperanzas, más o menos fundadas, que están depositadas en la gran final, lo cierto es que desde el entorno del sevillismo se es consciente de la dificultad de alzar el trofeo. El equipo ha tenido demasiados altibajos y se ha mostrado muy irregular esta campaña, hasta el punto de encajar varias goleadas que lo han llevado a estar prácticamente fuera de la lucha por la Europa League. Por ello, las expectativas depositadas en el torneo del KO son máximas, porque no solo supondrían colocar un nuevo éxito en las vitrinas de Nervión, sino que además significaría el acceso a Europa otra campaña más, dejando de lado la Liga. Sin ansiedad ni esperas eternas en las últimas jornadas de la competición doméstica.

«Afrontamos lo de este sábado con tranquilidad y mucho esfuerzo. Hemos trabajado más que otras semanas porque todo el equipo está unido esperando una sola victoria, que es la más importante de este año», dejó sentenciado para aclarar que no tiene todavía un once definido, «aunque sí muchas ideas claras» que pasan todas ellas por hacer un partido más perfecto que el de hace quince días tan solo, también contra el Barcelona, en el partido de la segunda vuelta del Pizjuán. En aquella ocasión, los hispalenses llegaron a ponerse por 2-0 en el marcador, pero la salida de Messi, bestia negra rojiblanca, dio la vuelta en unos minutos a un partido que parecía caer del lado andaluz.

Dicho empate final a dos tantos, con Messi como «extraterrestre», como lo catalogó el presidente del Sevilla, José Castro, en la semana previa durante la Feria de Abril, es un aviso para Montella y su táctica de cara a parar al astro argentino. «No tengo ninguna estrategia especial para él –en referencia a Messi-, solo tenemos que hacer nuestro juego e intentar pararlo de todas las formas posibles cuando cruce hacia nuestro campo», matizando las palabras del capitán sevillista, Sergio Escudero, anteriores en las que afirmaba que el argentino necesitaba tener varios ojos puestos sobre él durante los 90 minutos.

El entrenador transalpino, que todavía no sabe si continuará la próxima temporada al frente de la nave nervionense, espera un partido «lo más equilibrado posible», pero desea que no sea «demasiado abierto» porque un Barcelona, según él, al ataque, supondría una penalización importante para un equipo como el Sevilla que solo ha ganado uno de los últimos 20 choques disputados frente a los catalanes. Una racha que espera acabar este sábado para alcanzar, por sexta vez para la entidad sevillista, la Copa del Rey.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos